El banquero

El banquero
7.5
El banquero Historia de Joe Morris (Jackson) y Bernard Garrett (Mackie), que en los años 50 se convirtieron en los dos primeros banqueros afroamericanos en los Estados Unidos.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 23/03/2020 2.05 GB 1620 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Máquina de guerra

Bélica Comedia Drama
5.6

Máquina de guerra Tras el 11S, un condecorado general recibe el encargo de comandar las tropas estadounidenses en Afganistán. Intereses políticos, alianzas y trampas de todo tipo acompañarán su recorrido hasta el campo de batalla. Adaptación de la novela "The Operators", una sátira sobre las operaciones militares que sucedieron a los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington. Máquina de guerra Critica Maquina de Guerra nos muestra la historia de Glenn McMahon, un general contratado para "arreglar" el desastre que es la guerra de Afganistán para EEUU. Que nadie espere una cinta de acción bélica como "Fury", que también protagonizó el propio Brad Pitt no hace mucho. En su lugar tenemos una sátira, una película antibelicista, un retrato de la incompetencia de todos y cada uno de los eslabones que conforman la cadena de mando del ejército estadounidense, empezando por una presidencia que no respeta al general que ellos han contratado para que les salve el culo, hasta un (megalómano) general empeñado en acabar de invadir el país con métodos que se sabe que no funcionan, pasando por todo un equipo que no sabe hacer su trabajo (continúo esto en el spoiler). Es interesante cómo se refleja la forma de pensar de las altas esferas del gobierno. Son ellos quienes se embarcan en guerras durante tanto tiempo que acaban olvidando por qué las empezaron, y aun así si no consiguen sus resultados lo único que tienen que hacer es deshacerse del general al mando para poner a otro que saben no conseguirá cumplir sus objetivos. Y, como le dicen al propio McMahon, cuando acabe la guerra habrá desfiles, pero no para él. La película sabe proporcionar la cantidad justa de comedia y drama para hacer algo diferente, casi sin precedentes, aparte de Dr. Strangelove de Kubrick, para conseguir un producto interesante, demostrando que se puede narrar una historia bélica (casi) sin acción y que no resulte aburrida.

Glass (Cristal)

Ciencia ficción Drama Suspense
6.5

Glass Glass sigue los pasos de David Dunn en su búsqueda de la figura superhumana de La Bestia. En la sombra, Elijah Price parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos. Glass Critica   Poco más del aprobado justito para la culminación de la trilogía de Shyamalan sobre superhéroes y el mundo del cómic, trilogía que ha ido de más a menos y que se cierra demasiados años después de la primera entrega. El esperadísimo enfrentamiento entre David Dunn y la Bestia llega nada más empezar la película y supone un arranque espectacular, pero poco después de ese inicio prometedor nos cae como una losa la siguiente hora de metraje, monótona, aburrida y totalmente soporífera, para retomar el interés cuando la cinta ya nos tiene casi perdidos. El ejercicio de estilo que suponía la fantástica e hipnótica “El protegido” no aparece por ningún sitio en “Glass” y la película se acerca demasiado a las pelis de superhéroes de Marvel/DC, que me aburren hasta el infinito (y más allá), ignorando el enorme acierto de la primera cinta: llevar el mundo de los superhéroes a la vida cotidiana con personajes de la vida real, sin capas, efectos especiales millonarios, ni abdominales esculpidas en mármol. Seamos realistas: el pobre Bruce Willis ya no está para hacer de superhéroe. Con esa barba blanca parece más bien el superabuelo y su hijo (lo que ha crecido esta criatura oye), sigue teniendo la misma cara de empanado puesto hasta arriba de algo fuerte, con lo cual la función se la lleva enterita James McAvoy, que vuelve a lucirse con la dificultad añadida de cambiar varias veces de personalidad en el mismo plano. El guión no es nada previsible, incluye el habitual final sorprendente marca de la casa y por fin presenta explícitamente lo que el director había contado sólo en entrevistas: cuál era el tren en el que se fue el padre de Kevin. Lo que saca bastante de quicio es cómo Mr.Glass se pasa media película comparándolo todo con las situaciones de los cómics, exactamente igual que hacía el crítico de cine de “La joven del agua”. Sin ser una mala película en absoluto y poniendo el broche (por fin), a lo que ya llamamos “Trilogía Unbreakable”, prefiero al Shyamalan que jugaba continuamente con la fotografía y el montaje para ponernos de los nervios con una simple corriente de viento que mueve los árboles, un ruido en el piso de arriba o el crujir de unas ramas en medio de un bosque. Una vez cerrada esta historia esperemos que vuelva ya a lo que se le da bien de verdad y nos asombre con grandes narraciones y bajos presupuestos, porque con él nunca sabes lo que te vas a encontrar; Shyamalan es capaz de lo mejor (“Señales”, “El Bosque”, “El protegido”, “El sexto sentido”), pero también de lo peor (no por favor, no quiero ni nombrarlas, hemos estado años sin dar un duro por este señor pero él se lo ganó a pulso, con la participación de don Dinero Smith), démosle otro voto de confianza para la próxima película ahora que vuelve a ser un director interesante.

Doña Clara

Drama
7.5

Doña Clara Clara, una ex-crítica musical de Recife de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la chic Avenida Boa Viagem, que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación le perturba y le lleva a pensar en su vida, en su pasado, en sus seres queridos. Doña Clara Critica Cinta de ritmo pausado, casi documental, acerca de una periodista y crítica de música que en el pasado tuvo que lidiar con un cáncer y luego enviudó, pero que ahora debe enfrentar una lucha contra una empresa que desea demoler su antiguo edificio para construir un mega proyecto junto al mar. Doña Clara es la única propietaria que se niega a vender su departamento. En ese espacio crio a sus hijos y atesora recuerdos de toda una vida. No es la clásica heroína que lucha ante la adversidad, más bien la película nos muestra a una mujer que ha gozado y sufrido como cualquier ser humano, pero que no está dispuesta a que pisoteen sus raíces. Doña Clara es una persona educada, que siente pasión por la música y, sobre todo, no está dispuesta a sacrificar su libertad (esa Libertad con mayúsculas) ante las ambiciones de un arquitecto narcisista que ha hecho un posgrado en una escuela de negocios. Es una lucha de David contra Goliat, del individuo contra el sistema neoliberal que todo lo traduce en dinero. La cinta evidencia la pérdida de calidad de vida que trae el progreso con sus edificios de muchos pisos, pero se focaliza en la falta de escrúpulos que pueden esconder las empresas amparadas en equipos jurídicos que intimidan al ciudadano común y corriente. Hay también una crítica velada a la ética que enseñan en las escuelas de negocio, ésas que son capaces de convencer a sus alumnos que están en una guerra contra los competidores y con cualquiera que haga peligrar su rentabilidad, capaces incluso de sacar de contexto a El Arte de Guerra (Sun Szu) para aplicarlo a estrategias de negocio. Sin embargo, el tema profundo que propone el guion del director es la defensa de la identidad, de aquello que nos hace humanos. «La identidad es una referencia, un nexo, un apego, un diálogo, una tensión en constante actualización que se referencia en lo patrimonial, sea éste material o inmaterial (el viejo departamento y los momentos vividos por doña Clara)» [¿Se puede vivir sin el pasado?, Cristian Cottet, revista Dilemas]. Esa identidad que encuentra en lo patrimonial (departamento donde crio a sus hijos) constituye el sustento que le da coherencia a su pasado y le permite plantarse como ser humano. Quizás Aquarius no sea de esas películas a que nos tiene acostumbrado Hollywood, pero es una historia necesaria, de ésas que nos dejan pensando.

Contagio

Ciencia ficción Drama Suspense
6.4

Contagio De repente, sin saber cuál es su origen, aunque todo hace sospechar que comienza con el viaje de una norteamericana a un casino de Hong Kong, un virus mortal comienza a propagarse por todo el mundo. En pocos días, la enfermedad empieza a diezmar a la población. El contagio se produce por mero contacto entre los seres humanos. Un thriller realista y sin efectos especiales sobre los efectos de una epidemia.   Contagio Critica La verdad es que no había mucha fé puesta en esta película por varios motivos. Los más importantes son que Steven Soderbergh (su director) llevaba tiempo sin hacer películas comerciales que no fuesen las de Ocean´s Eleven, y también que cada vez que anuncian producciones con un gran número de estrellas, luego resulta ser un fiasco tanto interpretativo como de crítica. Pero fíjate tú por donde que hoy no se da el caso. Contagio cuenta la "sencilla" historia de la propagación de un virus a nivel mundial, pero lo hace sin caer en el tópico de peli de acción ni con situaciones manidas entre los actores. El guión es fuerte y muy bien trabajado, en el que no solo se nos cuenta lo letal que es un nuevo virus en el mundo, sino lo letal que es el ser humano en sus intereses económicos y personales ante una situación como la que se nos plantea. Para abarcar todo ello estan los actores escogidos, los cuales trabajan muy correctamente en sus muy diferentes roles, dando una credibilidad a sus personajes que rara vez se ve en películas de este tipo. Soderbergh maneja la cámara y la fotografía como pocos saben hacerlo. Borda cada momento y no ha perdido ni un ápice de talento desde que le dieron el Óscar hace 10 años. Él es el primero que hace meternos el miedo en el cuerpo con el plano de Gwyneth Paltrow en el suelo de la cocina. Te quedas gratamente con la sensación de haberte sumergido tanto en la historia que hasta te preocupa que la persona de la butaca de al lado estornude o que bebas de una botella de agua que has comprado en el super. Eso es lo mejor que puede hacer una buena película en el espectador, que sigas bajo su influencia (o contagiado) una vez pasados los títulos de crédito.

Mi Primer Combate

Drama
6.3

Mi Primer Combate Una adolescente de Brooklyn curtida tras pasar por varias casas de acogida decide que si quiere encontrar a su padre biológico, tendrá que remover cielo y tierra, pero antes tendrá que enfrentarse a ellos, a los chicos. Mi Primer Combate Critica Mi primer combate no nos va a traer nada nuevo al mundo del séptimo arte. Esto hay que dejarlo claro desde el principio. Luego tenemos que el deporte engancha a muchos espectadores, si a esto le sumamos algún tipo de drama familiar, ya tenemos los ingredientes necesarios para poder engancharnos a la historia. Elvire Emanuelle nos mantiene la historia siempre a la altura, su actuación es en letras mayúsculas. Se come la pantalla. Ese personaje que va de casa en casa de acogidas, sin que nadie le ofrezca una familia o una vida estable. Su mal humor y su agresividad la llevan a estar constantemente expulsada y es aquí cuando la reconducen a la lucha libre para mantener controlada esa agresividad. Y de paso ve a su padre que ha salido de prisión y está intentando llevar una vida normal...intentando he escrito. Cuando realmente lo que ve es un negocio con su hija en peleas clandestinas. La chica tendrá que saber diferenciar lo real de lo irreal, y saber si realmente esa persona te interesa.

Brigsby Bear

Comedia Drama
7.3

Brigsby Bear A lo largo de su vida, James ha crecido con la compañía del único programa que aparece en su televisor: “Brigsby Bear”. Sus padres no le dejan salir del sótano de la casa, así que las aventuras del oso son su único contacto con el mundo. James está obsesionado con el programa. Cuando las cosas canvian repentinamente en su vida y se da cuenta de que no podrá continuar viendo el programa, decide empezar una aventura él mismo para encontrar el final de la historia. Brigsby Bear Critica Hablar de “Brigsby Bear” es un poco lío, porque es de esa clase de pelis que si ves sin noticias y sin expectativas, lo flipas. Pero si ya te la han recomendado y te has hecho una leve idea, es probable que acabes diciendo la maldita frase “Pues no es para tanto”… Pero si es para tanto. En cinco años será película de culto. Ya lo verás. La irá viendo gente, le saldrán cada vez más fans y un día descubrirás que está muy arriba en las calificaciones de IMDB y que alguien la nombra como su peli favorita. El encanto, la ternura y la personalidad que despliega esta peli pequeñita en presupuesto y enorme en resultados. es para estudiarlo en las escuelas de cine. Su premisa de partida no es muy original que digamos, porque en los últimos años hemos visto una serie y una película con oscar que partían del mismo punto (y aunque se descubra a los diez minutos de la trama, no seré yo quién lo revele aquí). Es inevitable que durante las primeras escenas te parezca una modernez tonta que se ve venir, es más que probable que todos los personajes te caigan mal y no desarrolles ni una pizca de empatía por ellos. Pero van pasando las escenas y de pronto, hay un diálogo que te cruza la cara. O a traición, hay una escena que te deja traspuesto. Cuando te has descuidado estas preso de una historia en la que querrías vivir y te das cuenta de que adoras a todos los personajes, hasta al malo más perverso (redimido gracias a su voz). El prota es la apoteosis del friki rarito. Al principio lo hubieras matado y los últimos quince minutos hace que te los pases llorando como Candy Candy, el muy jodío. Y te lo llevabas a casa. La película lo hace de manera natural, con una historia que fluye sin retorcimiento de guión, sin grandes sorpresas, y sobre todo, sin necesidad de cargar las tintas en lo lacrimógeno baratero. Que a estas alturas del cínico siglo XXI alguien se atreva a apelar a sentimientos tan básicos y fuera de moda como la inocencia, la amistad, la bondad, los sueños o el cariño, es digno de elogio y hay que reconocerle la enorme valentía. A mi la mano del director Dave McCary me recordó en todo momento al mejor Frank Capra pasado por una cocktelera en la que se mezcla internet, lo nerd, las redes sociales, el háztelo tú mismo y el frikismo de manual. Si necesitas más razones para verla, las hay. Dura una hora y media justita en la que ni le sobra ni le falta nada, que mira que da gusto, que estoy de pelis de dos horas y media (o tres) hasta los garbanzos del puchero. Tiene además un ejercito de secundarios que quita el aliento y no te pienso desvelar ningún nombre, pero me sorprende que consiguieran embarcar a tanta gente importante para un proyecto tan pequeño. Otro de sus valores es ir a contracorriente, fuera de modas y tendencias. Su originalidad no es impostada y aunque muchas cosas te las hayan contado ya, se ve como una brisa de aire nuevo y fresco. Hermosa y sencilla, al acabar la sensación de felicidad te dura horas y unos días después te descubrirás sonriendo, pensando en alguna escena de la peli y dirás “pues sí que era para tanto”.