La cita navideña de papá

6.2
La cita navideña de papá Es Navidad y la encantadora ciudad de York, hogar de Jules, de 16 años, y su papá, David está listo para la temporada festiva. En muchos sentidos, la relación de David y Jules no es diferente a la de la mayoría de los padres y sus hijas de dieciséis años. Él lucha por entenderla, ella se niega a comunicarse con él. Él quiere involucrarse en su vida, ella quiere su propio espacio. Sin embargo, en un aspecto importante, David y Jules comparten un vínculo profundo: la muerte de la madre de Jules y la esposa de David en un accidente automovilístico dos años antes. Con ambos luchando por hacer frente a la vida cotidiana a la sombra de su pérdida, Jules, inspirada por los felices recuerdos de su madre, decide tomar el asunto en sus propias manos.   La cita navideña de papá Critica No nos vamos a engañar, no pasará a la historia esta película. Yo me la he puesto por ver a Jeremy Piven, al que adoro desde Entourage. Lástima que en los últimos años se prodigue poco. Y con esta cinta desde luego no recuperara el estatus perdido. De hecho, de no ser por él esta película podría pasar perfectamente por un telefilm para la siesta de Antena 3. Pero no me arrepiento de haberla visto. Es una cinta sin mucha pretensión, en la que Piven adopta el rol de un padre que ha perdido a su mujer y tiene que lidiar con su hija adolescente, quien a su vez quiere que su padre rehaga su vida. No es una comedia, no es un drama. Se mueve entre ambas vertientes sin explotar ninguna de las facetas. La factura, la dirección, fotografía...de segunda. Piven está solvente, y la actriz que hace de su hija me ha sorprendido gratamente, tiene futuro. pd: Lo del título español...no es una película navideña. pd2: El doblaje es pésimo, mejor verla en versión original. Y soy defensor del doblaje.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 26/12/2020 1.90 GB 201 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Vida privada

Comedia Drama
7

Vida privada Una pareja, con problemas de fertilidad, lucha por salvar su matrimonio mientras sortea los obstáculos de la reproducción asistida y la adopción. Vida privada Critica Bueno, yo creo que si alguien se ha planteado lo de la fecundación in vitro, después de ver esta historia se desanimará bastante... O no. Y es la película con más punciones por metro de celuloide que he visto en mi vida ;) Pero sus grandes intérpretes, más Kayli Carter -un placer-, hacen que les acompañes en este bucle continuo -no como el de "Bocadillo", de Sitges-, traducido en tentativas para gestar un bebé, óvulo va, óvulo viene. Y si algo queda claro es que la tenacidad de esos padres, mejor dicho, para-padres, no es para espíritus débiles; en absoluto. Narrarlo con precisión, en todos sus avatares, nos permite calibrar la intensidad del empeño, casi también obsesión, por parte de una pareja más bien de mediana edad y buen nivel de intelecto, aunque ello no excluya las zozobras del proceso y las dudas consiguientes. Y ahí su directora nos lo traslada, sin más, pero sin menos también demostrando, tras la prosa, la talla de un matrimonio que en ese gesto final, ante la mesa de un bar, se convierte en alegato.

No andaba muerto, estaba de parranda

Comedia
5.6

No andaba muerto, estaba de parranda Juan Pablo, al enterarse que iba a morir, decidió robar a la mafia y gastarse hasta el último centavo en Europa junto a Javier, su único amigo. Así, estos humildes empleados se embarcan en una costosa y divertida travesía, con la complicidad de Mónica su compañera de trabajo. Rumba, peleas clandestinas y un sicario que los persigue, los hará vivir toda clase de aventuras en este disparatado viaje. Lo que nunca imaginaron es que tendrían que responder por el dinero gastado ya que Juan ¡No andaba muerto, sino que estaba de parranda!   No andaba muerto, estaba de parranda Critica Trama colombiano mas o menos bien contado pero nada sorprendente con cuatro protagonistas que cuesta creerles pero al final lo terminan haciendo bien, trama normal no esperen mucho de ella con dos o tres escenas que si dan gracia pero nada mas. La trama es muy confusa y tratan de explicar la situación sin lograr da un sentido real a todo y el rodaje eso sí esta bien hecho y ambientado.

Ya veremos

Comedia Drama
6.6

Ya veremos Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que ha tenido que lidiar con la separación de sus padres, Rodrigo (Mauricio Ochmann) y Alejandra (Fernanda Castillo). Ellos están obligados a verse de vez en cuando, ya que, comparten el tiempo de su hijo. Un día reciben la noticia de que Santi debe someterse a una cirugía para no perder la vista, así que éste hace una lista de deseos para cumplirlos junto con sus dos padres, antes de la operación. Rodrigo y Alejandra deberán aprender a convivir, embarcándose (sin sospecharlo) en un viaje que al final, hará que sea muy difícil separarse de nuevo. Ya veremos Critica La nueva vertiente que trata de seguir el cine comercial mexicano como opción a la ya muy gastada comedia romántica son las comedias familiares, tales como ‘Cuando los hijos regresan’ o ‘Un padre no tan padre’ (que comparte con ‘Ya veremos’ al guionista Alberto Bremer’, y, en el caso de estas tres películas, la falta de rigor desde el guion deriva en películas endebles y al servicio de gags cómicos. El caso de ‘Ya veremos’ es un tanto peor, ya que utiliza como pretexto una enfermedad en un niño para para dictar su mensaje de valores para mantener a una familia unida, lo que intenta de una manera superficial. Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que debe enfrentarse a vivir ahora con la separación de sus padres, su madre, Alejandra (Fernanda Castillo), está a punto de emprender un largo viaje con su nueva pareja, por lo que debe quedarse algunas semanas a convivir con su papá, Rodrigo (Mauricio Ochmann), el causante de la separación debido a sus responsabilidades como médico. Cuando apenas están planeando que hacer en su tiempo juntos, Rodrigo debe atender una emergencia en el hospital donde labora, y ahí descubre que Santi está perdiendo la vista, exámenes médicos que le realizan indican que padece glaucoma juvenil y está en riesgo de quedar totalmente ciego en poco tiempo, teniendo la alternativa de una cirugía de alto riesgo. Ante tal situación Santi decide escribir una lista de cosas para hacer ante la duda de perder la vista, pero pone como condición que las actividades deberá realizarlas con ambos padres, por lo que la operación la programan ¡para dos semanas después! y así poder cumplir los pendientes de la lista, y así como estas decisiones caprichosas del guion, puestas a merced de que ocurra lo que tiene que ocurrir así sin más, abundan en el resto de la película, la cual termina alejándose del drama familiar para terminar convirtiéndose en una burda, previsible y muy convencional comedia romántica. La puesta en escena, de nula personalidad y carente de intencionalidad dramática, solo busca mostrar planos bellos que exploten las lindas ambientaciones y los bellos paisajes de las locaciones, las actuaciones son simplonas, ni siquiera lograron aportar un coaching de calidad al niño, que no consigue transmitir nada, y que busca funcionar a base gags cómicos, algunos muy penosos con un par de personajes asiáticos, en una película que no consigue conmover ni divertir, y que si busca aleccionar.

La boda de mi mejor amigo

Comedia Romance
5

La boda de mi mejor amigo Julia (Ana Serradilla) es una renombrada crítica gastronómica con miedo al compromiso. A pesar de eso, su mejor amigo Manuel (Carlos Ferro) y ella se habían prometido que si para cuando cumplieran 35 años seguían solteros, se casarían entre ellos. Una tarde, Julia recibe una llamada de Manuel en la que le dice que dentro de cuatro días va a casarse con alguien más. Confiada en que ella es la única mujer para Manuel, Julia intentará detener la boda a toda costa. Remake de la comedia norteamericana de 1997 protagonizada por Julia Roberts y Cameron Díaz. La boda de mi mejor amigo Critica ‘La boda de mi mejor amigo’, la película de 1997 dirigida por P.J. Hogan fue una película que supo desmarcarse del grueso de las comedias románticas, marcó a toda una generación, era un producto muy disfrutable y contiene algunas escenas que permanecen en el inconsciente colectivo, sobre todo gracias al gran aporte de Rupert Everett. La noticia de una adaptación mexicana encendió las alarmas de un previsible desastre, reforzado por los magros resultados del cine nacional en cuanto a las comedias románticas y el exceso de malos remakes. Pero Sony tomó algunas buenas decisiones de entrada que, contra todos los pronósticos, la terminan salvando, primero, la elección de Celso R. García como director, quien ya había demostrado su buena mano en su ópera prima, ‘La delgada línea amarilla’, segundo, el guionista, Gabriel Ripsten, quien realiza una aceptable adaptación de la historia, y tercero, el reparto, quienes en menor o mayor medida, sobre todo Ana Serradilla y el inabarcable carisma de Miguel Ángel Silvestre, ayudan a elevar el resultado final de esta versión. La historia es prácticamente la misma de la original, Julia, una mujer de 35 años (Serradilla), crítica gastronómica, se entera que su mejor amigo Manuel (Carlos Ferro) está por casarse y le ha pedido lo acompañe, imposibilitado cumplir la promesa hecha por ambos de que si permanecían solteros a los 35 años se casarían, Julia se da cuenta que tiene una última oportunidad para conquistarlo y viaja con la firme idea de intentarlo, pero al conocer a la novia ( Natasha Dupeyrón), por lo que debe recurrir a la ayuda de su amigo Jorge (Silvestre). La versión mexicana toma pocos riesgos al no presentar cambios significativos en la trama o personajes, es decir, casi se ha vuelto a realizar la película con las debidas adaptaciones a los lugares y sobre todos, los diálogos y canciones que se cantan, de ahí en más, se respeta en exceso el material original, aunque presentado sin mayores sutilezas. Ana Serradilla consigue una performance discreta pero efectiva, sin buscar la imitación logra que su personaje funcione, Dupeyrón se queda a mitad de camino sin llegar a deslucir, mientras que Ferro aporta poco más que su mera presencia, mientras que Miguel Ángel Silvestre es quien se roba la atención en cada escena que aparece, siendo el punto más alto de esta adaptación, como sucedía con el mismo personaje en la película original. Las comparaciones son odiosas e inevitables, pero más allá de ser casi un calco de su fuente, esta versión es efectiva sobre todo para aquel que desconozca la otra película, y funciona gracias al material original aunque el no asumir riesgo alguno le resta méritos, y si bien no todas las secuencias están a la altura de lo esperado y algunas son de verdadera pena ajena, esta adaptación se coloca bastante lejos del desastre previsto.

Don Jon

Comedia Drama Romance
5.9

Don Jon Jon Martello (Joseph Gordon-Levitt), un joven adicto al sexo en general y al porno en particular, intenta ejercer algún tipo de control sobre sí mismo. Jon tiende a deshumanizarlo todo: su apartamento, su coche, su familia, su iglesia y las mujeres. Sin embargo, hasta los ligues más sofisticados no pueden compararse con el placer que obtiene viendo pornografía en su ordenador. Insatisfecho con su vida, decide cambiar. Gracias a la relación con dos mujeres muy distintas, Barbara (Scarlett Johansson) y Esther (Julianne Moore), aprenderá grandes lecciones sobre la vida y el amor.   Don Jon Critica Don Juan Tenorio, uno de los personajes españoles más universales de la historia, ha sufrido, desde su primera aparición en El burlador de Sevilla y convidado de piedra, atribuido a Tirso de Molina en el siglo XVII, una gran evolución tan drástica como necesaria para hacer del mito sevillano un personaje legendario. En sus comienzos, el Don Juan era un hombre valiente hasta la más absoluta temeridad, seductor, libertino y anarquista. Su lucha moral quedaba reducida a la idea de una conveniente extremaunción para ser redimido de sus pecados. Pero el perdón no le llega y, en justo castigo a su desprecio por las normas, arderá eternamente en el infierno. Sin embargo en el S. XIX llegó el romanticismo y, con él, un Don Juan mucho menos preocupado por las consecuencias de sus actos, donde el castigo infernal al que se le condenaba previamente, da paso a un coqueteo con la idea del arrepentimiento y la posibilidad de su salvación. En su obra más popular, Don Juan Tenorio de Zorrilla, 1844, el alma del burlador se redime en nombre del amor. Ya en el siglo XX el personaje fue representado, tanto en la literatura, como en el teatro, la música o el cine, por infinidad de grandes autores, con múltiples y muy dispares personalidades. Incluso el extravagante genio Ingmar Bergman adaptó dos versiones, una para teatro, Don Juan, 1955 y otra para el cine, El ojo del Diablo, 1960. Destacamos, de entre todas las adaptaciones del pasado siglo, el Don Juan, 1963, de Gonzalo Torrente Ballester, un libertino que llega a ser comparado con el mismo diablo, tan anacrónico como misterioso, al que la edad empieza a pasarle factura pues, aunque conserva sus dotes de conquistador, incluso más desarrolladas que nunca, comienza a tener ciertos problemas para llevar esas conquistas a un terreno más “físico”. La novela está dotada de un sutil y rápido humor inteligente lleno de diálogos que, entre Don Juan y su fiel sirviente Leporello, resultan de lo más hilarante con sus ademanes auriseculares en plena revolución tecnológica. Siguiendo con el proceso degenerativo del mito, el Don Juan del Siglo XXI que nos presenta Joseph Gordon-Levitt es un guaperas de discoteca, italoamericano, con la misma destreza para la seducción que su predecesor, aunque con unos métodos mucho más rudimentarios y una ignominiosa adicción: la pornografía. El estreno en la dirección de Levitt ha estado marcado por un guion, tan sencillo como efectivo, escrito por él mismo y en el que se relata la vida de Jon Martello o Don Jon, como ha sido apodado por sus amigos dada su habilidad en el campo del flirteo. Un macho alfa con una vida simple y rutinaria consistente en ir trampeando por las noches para redimirse cada domingo por la mañana en misa. Una vez el trámite está resuelto y limpia su conciencia, come junto a sus padres y su hermana en la reunión familiar semanal; y vuelta a empezar. Cuando Jon conoce a Bárbara, una chica tan despampanante como hortera y controladora, su vida comienza a girar en torno a los intereses de esta “cani” genialmente caracterizada por Scarlett Johansson y que, utilizando como arma sus más que llamativos encantos femeninos, obligará a Jon a dejar muchos de sus hábitos de vida, entre los que se incluye el total abandono, de manera incuestionable, de los videos pornográficos. Comenzará entonces una lucha interna del onanista mujeriego que sigue sin disfrutar tanto de las relaciones sexuales reales como lo hace con las virtuales. El director presenta el tema del machismo desde dos puntos de vista, el del hombre, frustrado al no poder encontrar en la vida real la complacencia y servidumbre femeninas de las que tanto disfruta viendo porno; y el de la mujer, que utiliza el sexo como medio para, aprovechándose de la debilidad y la simpleza masculinas, lograr sus propósitos. Al igual que Michael Fassbender en la película de Steve McQueen, Shame, 2011, el protagonista muestra, en un tono mucho más cómico, los problemas de un hombre para encontrar una vida sexual equilibrada, dando como resultado la pérdida total del control personal y la dependencia enfermiza del lascivo contenido que se encuentra en los rincones más perversos de Internet. El director y guionista también es el protagonista principal de la cinta, uno de los alumnos aventajados del cazatalentos Warren Zavala que, siguiendo en su línea interpretativa habitual, ahora goza de las prerrogativas que le aporta el hecho de escribir y dirigirse a sí mismo, componiendo un papel a su medida en el que parece encontrarse muy cómodo. Completan el reparto un divertidísimo Tony Danza que, enfundado en su camiseta interior de tirantes, conseguirá que no dejemos de reír en ninguna de sus apariciones como el exaltado padre de Johnny, Jon Sr. Brie Larson brinda una actuación cargada de originalidad y humor como la hermana de Jon, gracias al papel que el director escribió para ella en un alarde de atrevimiento ya que, pese a lo recurrente de su personaje, sólo pronunciará una frase en toda su interpretación. Una Maggie Simpson convertida en adolescente que, pese a lo lacónico de su papel, consigue despertar en el espectador una agradable sensación de trabajo bien hecho. Una actriz más a la que habrá que seguir la pista y que, como ya demostró en el reciente filme de Destin Cretton Short Term 12, también es capaz de hacerlo realmente bien como protagonista principal. La última media hora de metraje estará marcada por una moraleja algo cogida por los pelos que restará dinamismo a la rápida comedia. Pese a ello, la siempre correcta Julianne Moore, en el papel de una mujer que está de vuelta de todo, conseguirá que el nuevo Don Juan se cuestione sus principios y hasta su fe. Gordon-Levitt deja las pretensiones para su personaje y firma una atractiva, excitante y, sobre todo, divertida ópera prima que deja las expectativas muy altas a la espera de su próximo proyecto.

Me casé con un boludo

Comedia Romance
5.5

Me casé con un boludo Fabián Brando y Florencia Córmik son actores. El es el más renombrado del país y ella es una completa desconocida. Durante el rodaje de un film inician un fogoso romance que, casi sin noviazgo mediante, termina en casamiento. Durante la luna de miel Florencia se da cuenta de que se casó con un idiota irrecuperable. Cuando Fabián se entera lo que ella piensa de él, idea un plan que sólo podrá llevar a cabo con la ayuda del guionista de sus películas más exitosas. Me casé con un boludo Critica Fui con mi novia con expectativa, para reírme un rato y dejarme llevar. No se que fue peor, la falta de guion, lo malo de los chistes, o que Suar invito a todos sus amigos de canal 13 . Película pésima. Lo único que destaco es la actuación del que hace de psicólogo y por momentos la de Valeria. Ojala esta plata de cine berreta fuera utilizada para películas de cine independientes que seguramente tienen mas guion y contenido que para esta basura de película.