The Lovely Bones

7
The Lovely Bones La historia gira en torno a Susie Salmon, que fue asesinada cuando tenía tan sólo 14 años en diciembre de 1973 cuando volvía del colegio a su casa. Tras su muerte, continúa pendiente de su familia terrenal (mientras su asesino sigue sin ser descubierto). Atrapada en un más allá luminoso, Susie descubre que tiene que decidirse entre su deseo de venganza y su anhelo por ver reponerse a los suyos y seguir su camino. Lo que comienza como un asesinato impresionante se transforma en un viaje misterioso y visualmente inventivo a través de los vínculos de la memoria, el amor, la esperanza y la intensa belleza de la vida en sí misma, con destino a un emocionante y sorprendente momento de la verdad.   The Lovely Bones Critica Quince años han pasado desde que Peter Jackson sorprendiese con su primera película seria, "Criaturas celestiales", que no sólo narraba de forma personal y novedosa una relación de amistad con tintes lésbicos, sino que se arriesgaba con un ¿humor negro? bastante macabro, apoyándose en una historia real para presentar a personajes sólidos, creíbles, atractivos. Después de la trilogía "El señor de los anillos" y la gigantesca King Kong, se suponía que "The Lovely Bones" iba a suponer el regreso del neozelandés a un estilo más personal, huyendo de lo grandilocuente para contar la historia de una niña asesinada que se pierde en una especie de limbo entre el cielo y la tierra. Lo que he encontrado ha sido uno de los mayores despropósitos del pasado año, una película lamentable, que no sólo se permite el lujo de desperdiciar un material cojonudo sino que encima se recrea en su estupidez, entregando unos últimos diez minutos que hay que ver para creer. La cosa empieza de maravilla. Mediante un prólogo original, se nos introduce dentro de un ambiente bien recreado, utilizando recursos como la voz en off y flashbacks hasta llegar al momento clave del film, el asesinato de la niña. Partiendo de la base de que la historia gira en torno a este suceso y de que a los cinco minutos de película la voz de Saoirse nos aclara que se murió, no es ningún spoiler. Tranquilos. El caso es que hasta que llega ese momento, hasta que lo vemos en pantalla hacia la primera media hora de este larguísimo batiburrillo de estupideces, la cosa prometía. "¿Qué pensarían los críticos cuando la hundieron?", pensaba para mis adentros, pues estaba disfrutando con la película mucho más de lo esperado en base a la fría acogida del film en Norteamérica. Ni un minuto tardó Jackson en echarlo todo a perder, mezclando fantasía con realidad, tontería con gilipollez, estupidez con banalidad, hasta entregar uno de los errores más grandes que ha cometido un realizador al que se le presupone cierta calidad. No funciona el drama, dado que los personajes están desdibujados. Ni mucho menos inquieta más allá de la escena en la que Saoirse y Stanley tienen su encontronazo. Las postalitas del mundo fantástico cortan el rollo, ralentizan el argumento, y las acciones de Wahlberg no son creíbles. Weisz hace el que probablemente sea el peor papel de su carrera, Sarandon es una caricatura de si misma, divertida, pero ridícula, y para qué mencionar a los secundarios, bastante lamentables todos ellos a excepción de la actriz que hace de hermana de Saoirse, correcta en su escena de lucimiento. Tucci, notable, no llega a tomarse en serio por su caracterización, que parece de broma. Los problemas continúan con un guión que es sencillamente execrable, mal ideado y peor ejecutado, con momentos de puro bochorno, entre los cuales se incluyen, como decía, los diez minutos finales más lamentables de los últimos... ¿30 años? ¿40? Quien sabe. (sigue abajo, sin spoilers hasta nuevo aviso)
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 12/11/2020 1.30 GB 13 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Un loco a domicilio

Comedia Drama Suspense
5.9

Un loco a domicilio Un instalador del cable (Jim Carrey) llamado Ernie "Chip" Douglas atiende a Steven Kovacs (Matthew Broderick), que acaba de mudarse tras cortar con su novia Robin (Leslie Mann). Durante la instalación en la nueva casa Chip y Steven se llevan bien, y saliendo juntos crean una buena aunque curiosa amistad. Al principio todo va bien, y Steven vuelve con Robin, pero Chip se toma la amistad muy en serio, convirtiéndose en un neurótico acosador. Y, para desgracia de Steven, Chip cae bien a todos los de su círculo familiar, incluso a su novia a los cuales Chip logra manipular a tal punto que hace ver a Steven como un perfecto insoportable y a sí mismo como a la víctima de los arranques de ira de Steven.   Un loco a domicilio Critica Entretenidísima comedia donde las payasadas de Jim Carrey están más que justificadas (no como en la mayoria de sus comedias). Me sorprende la mala crítica y la baja puntuación a esta comedia tan original y donde se le da "carta blanca" a uno de los mejores cómicos de Hollywood. "Chip" Douglas (Carrey) es un instalador del cable un tanto peculiar, bastante perturbado, con trauma infantil y deseoso de hacer nuevas amistades que entra en la vida de Steven (un Matthew Broderick algo sosete) al instalarle la tele por cable, convirtiendo esa "amistad" en una verdadera pesadilla... ¿No os recuerda al típico amigo de la infancia que se esforzaba "demasiado" por caeros bien y resultaba pesadísimo y os acababa cayendo mal? Porque a mi sí.(Claro que exagerándolo al máximo al estilo "Carrey"). Si quereis pasar un buen rato y no odiais a Jim Carrey (esto es importante) no dudeis en verla.

Roma

Drama
7.8

Roma Cleo (Yalitza Aparicio) es la joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma, barrio de clase media-alta de Ciudad de México. En esta carta de amor a las mujeres que lo criaron, Cuarón se inspira en su propia infancia para pintar un retrato realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante la agitación política de la década de los 70. Roma Critica Si no eres una persona capacitada para ver opiniones contrarias a las tuyas, te recomiendo que no continues leyendo. Ahora mismo voy a contracorriente del consenso general, así que no espero una cálida acogida para esta crítica... pero no me importa. Solo te pido que, si te interesa, leas lo que tengo que decir sobre ella antes de dar al botón "No". Voy a ser 100% sincero sobre mi punto de vista y siempre intentaré argumentar el porqué de mis palabras. Roma es una de las películas más hermosas que he visto. Las imágenes poseen gran sensibilidad, belleza y una cantidad de detalles abrumadora. Cada plano es una delicia que invita al espectador a introducirse en el mundo de blanco y negro retratado. Los movimientos de cámara son precisos y depurados. Me siento agobiado con solo imaginar el inmenso trabajo que se ha puesto en la ejecución de las escenas. La dificultad que algunas de estas conllevan combinada con el exquisito resultado final obtenido, logran que Roma ya sea un producto digno de admiración. Ahora bien, la fotografía no solo tiene una estética impecable. También hallamos momentos angustiosos rodados con la intención de hacer sentir al público que está ahí mismo, observando. En ocasiones utiliza imágenes estables y nos fuerza a quedarnos fijos presenciando los hechos para aumentar la sensación de agobio. El hiperrealismo que ha alcanzado Cuarón merece una mención aparte, pues lo que vemos realmente cobra vida. Por ahora todo bien, ¿no? Los problemas, para mí, vienen después. Si elimino lo ya mencionado, creo que no tiene mucho más a favor. Considero que para calificar como "buena" a una película, esta tiene que emocionarte. Ha de ser capaz de atraparte y hacerte sentir las sensaciones que ella quiera. Roma es preciosa, sí, pero no consigue emocionar un poquito por más de dos o tres escenas concretas en dos horas. Primero, la historia está descentrada. Se distrae continuamente perdiendo el tiempo con escenas que poco o nada aportan, dejando así de lado la trama principal. En consecuencia, el interés y la empatía del espectador por los personajes se reduce al mínimo. Es como si el director estuviera más interesado en demostrar sus habilidades puramente visuales en vez de contar su historia de forma satisfactoria. El tío sabrá construir escenas magníficas, pero, ¿de qué le sirve cuando no tienen nada que decir? El argumento de Roma puede pertenecer a una telenovela sin ningún problema, es bastante cliché. Sin embargo, eso no tiene por qué ser algo negativo. Mi queja de esto viene porque su historia es excesivamente plana, tanto, que podría haber sido contada en 25 minutos y no nos habríamos perdido nada. Cuarón tiende a irse por las ramas en escenas irrelevantes y alarga hasta el aburrimiento las otras con algún propósito que desconozco. Yo siento decir que alargar innecesariamente una escena no la hace más profunda. La hace más soporífera. Muy pocos directores han llegado a dominar la táctica de controlar el tiempo para conseguir que una película de ritmo lento no canse en ningún segundo. Cuarón no es uno de ellos, porque su única pretensión es demostrar lo bueno que es moviendo la cámara. No aporta misterio ni atractivo al argumento mediante la imagen, ni engancha al espectador para que le interese lo que ocurre. Roma no arranca hasta que le queda apenas media hora para terminar, momento en el cual ya nos ha perdido. El público es un mero espectador de los hechos, y no un partícipe de ellos. Lo vemos todo desde la fría distancia e indiferencia. Los personajes son planos y arquetípicos. Tenemos pequeños destellos de profundidad exclusivamente en la protagonista. Tampoco hay un contexto mínimo de la agitación que ocurre en el lugar donde es ambientada la historia. No me he "trasladado" al barrio de Cuarón, no sé nada de él ni de su gente. Así, solo consigue mantenernos más alejados aún de la trama. Encima, el drama humano es inexistente, porque no hay atisbos de evolución ni hay arcos argumentales definidos. ¿Cómo nos puede importar la situación de la familia si no sabemos ni los nombres de quienes la forman? Se ha entretenido tanto en estúpidos personajes superficiales soltando la típica frase filosófica que no viene a cuento de nada, que ha olvidado dar tiempo a lo importante de verdad. Solo hay algunas pinceladas de auténtica complejidad dispersas sin cohesión a lo largo de la película, que acaban por resultar insuficientes a la hora crear una experiencia satisfactoria. Las actrices y actores no hacen trabajos destacables, aunque para ser sincero, tampoco contaban con mucho terreno donde trabajar. Quizás es mi culpa. Es posible que yo sea el único ciego... No lo sé. Yo, simplemente, me guío por lo que sentí mientras la veía... nada. Resumiendo: Roma no es "mala", sino del montón. Tiene sus cosas buenas. Sin embargo, ha sido declarada como una obra maestra "íntima" o "reflexiva", y no es así. Yo la veo como una historia vacía y pretenciosa envuelta en una fotografía hermosa para cubrir unas serias carencias de guion. El director la alarga hasta la saciedad sin tener nada que contar para hacerla parecer más "profunda" de lo que realmente es. Se trata de la típica obra en la que ha dado más importancia a la estética que al contenido. Al final, es como comprar un caramelo con un envoltorio bellísimo, pero que al abrirlo no contiene nada en su interior, salvo el humo que me han vendido pretendiendo que yo también me una al carro y diga "pues sí, el caramelo está riquísimo". Pues no. Me ha sabido a poco.

Juego de armas

Comedia Crimen Drama
6.8

Juego de armas Historia de dos jóvenes a los que el Pentágono pagó 300 millones de dólares para armar a los aliados americanos en Afganistán   Juego de armas Critica Dos tipos, bastante fantasmas, Autodenominados "ratas de la guerra" porque viven de las migajas que dejan las grandes multinacionales que venden armas al tío Sam, se embarcan en una cruzada para poder llevar personalmente su cargamento de pistolas hasta Bagdag, lograr hacer la entrega y hacerse un nombre entre los grandes suministradores de armas al tío Sam. Pasando de las migajas al pastel. La película es divertida, ácida, mordaz y está muy bien interpretada. Honah Hill aceptó trabajar casi gratis en "El lobo de Wall Street" (la narración, auge y caída de un caradura, es aquí la misma) para demostrar que valía más que para hacer malas comedias, Pues bien, aquí tiene su primera gran oportunidad, y la verdad que lo borda, lo mejor de la película. Aunque es un actor que pierde muchísimo con el doblaje al español, que no sabe captar su risita tonta pero contagiosa. Interpreta a Efraim, un traficante de armas de poca monta, con bastantes claroscuros, que sueña con convertirse en uno de los grandes del tráfico de armas. Logrará convencer a su amigo David Packouz de sumarse a la aventura (interpretado por un sosainas Miles Teller) Por cierto, aunque por ahí aparece, dando vida a la mujer de este último, Ana de Armas, tranquilo, que sale tan poco que no tiene tiempo de cargarse la película. Un montaje ágil y divertido, que divide la comedia en pequeños capítulos (con su título correspondiente) de un cuarto de hora de duración, ayuda a a la digestión de la película. Incluso con algunos altibajos, sobretodo en la poco interesante relación entre Packouz y su mujer, es la mejor comedia de Todd Philips desde el primer "Resacón en las Vegas" Lo mejor, junto a Jonah Hill, es la forma en la que desmenuza como funciona el negocio de la venta de armas a los EEUU, Un gobierno dispuesto a mirar para otro lado, siempre que el proveedor les muestre la forma de hacerlo, la opacidad y las zancadillas perpetuas dentro del mundo de la venta de armas. Una pequeña muestra del tipo de humor:

Doña Clara

Drama
7.5

Doña Clara Clara, una ex-crítica musical de Recife de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la chic Avenida Boa Viagem, que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación le perturba y le lleva a pensar en su vida, en su pasado, en sus seres queridos. Doña Clara Critica Cinta de ritmo pausado, casi documental, acerca de una periodista y crítica de música que en el pasado tuvo que lidiar con un cáncer y luego enviudó, pero que ahora debe enfrentar una lucha contra una empresa que desea demoler su antiguo edificio para construir un mega proyecto junto al mar. Doña Clara es la única propietaria que se niega a vender su departamento. En ese espacio crio a sus hijos y atesora recuerdos de toda una vida. No es la clásica heroína que lucha ante la adversidad, más bien la película nos muestra a una mujer que ha gozado y sufrido como cualquier ser humano, pero que no está dispuesta a que pisoteen sus raíces. Doña Clara es una persona educada, que siente pasión por la música y, sobre todo, no está dispuesta a sacrificar su libertad (esa Libertad con mayúsculas) ante las ambiciones de un arquitecto narcisista que ha hecho un posgrado en una escuela de negocios. Es una lucha de David contra Goliat, del individuo contra el sistema neoliberal que todo lo traduce en dinero. La cinta evidencia la pérdida de calidad de vida que trae el progreso con sus edificios de muchos pisos, pero se focaliza en la falta de escrúpulos que pueden esconder las empresas amparadas en equipos jurídicos que intimidan al ciudadano común y corriente. Hay también una crítica velada a la ética que enseñan en las escuelas de negocio, ésas que son capaces de convencer a sus alumnos que están en una guerra contra los competidores y con cualquiera que haga peligrar su rentabilidad, capaces incluso de sacar de contexto a El Arte de Guerra (Sun Szu) para aplicarlo a estrategias de negocio. Sin embargo, el tema profundo que propone el guion del director es la defensa de la identidad, de aquello que nos hace humanos. «La identidad es una referencia, un nexo, un apego, un diálogo, una tensión en constante actualización que se referencia en lo patrimonial, sea éste material o inmaterial (el viejo departamento y los momentos vividos por doña Clara)» [¿Se puede vivir sin el pasado?, Cristian Cottet, revista Dilemas]. Esa identidad que encuentra en lo patrimonial (departamento donde crio a sus hijos) constituye el sustento que le da coherencia a su pasado y le permite plantarse como ser humano. Quizás Aquarius no sea de esas películas a que nos tiene acostumbrado Hollywood, pero es una historia necesaria, de ésas que nos dejan pensando.

Moonlight

Drama
7.4

Moonlight Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia y adolescencia, que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo intentando sobrevivir en diferentes situaciones. Durante todo ese tiempo, Chirón tendrá que hacer frente a la drogadicción de su madre y al violento ambiente de su colegio y su barrio. Moonlight Critica No se sabe si Barry Jenkins conocerá la castiza expresión "de noche, todos los gatos son pardos". Básicamente, tiene el mismo significado que cuenta Juan, el camello de buen corazón, cuando relata que una anciana le confundió en la noche con cualquier otro, porque todos los chicos eran iguales. Aquella anciana le llamó Blue, solo para sacarlo de ese todo uniforme, para reconocer su existencia. Y es que, efectivamente, en esta vida parece que todos somos iguales, y aún más, que debemos serlo. Pero Chiron, el protagonista de esta historia, no lo es. No se siente "normal" y no le hacen sentir "normal" (como si hubiera una definición concreta de esa palabra). Él es diferente, aunque no sepa por qué, pero así se siente. 'Moonlight' es el desarmante retrato de su crecimiento y madurez, lidiando con esa verdad, en un entorno que no le da ninguna oportunidad para expresarla. Ya en el primer capítulo (1. Pequeño) es el monstruo de Frankenstein particular de personas violentas e inmorales, tratando de conciliar en si mismo los pocos conceptos que es capaz de entender sin que nadie se lo diga. "Maricón", "droga", "raro"... son palabras que se escapan a su comprensión, que muchas veces se olvida que un niño no tiene que comprender a corta edad. A su alrededor, los adultos siempre le coartan o le echan en cara su silencio, desestimando enseguida su conversación, pero Juan es el único que quiere compartirlo: como aquella anciana que le hizo reconocerse, él quiere dar lo mismo que recibió. Para Chiron, la gente nombra las cosas, estableciendo lo que son, y teniendo él que nombrar de la misma manera esos sentimientos, verdades, conceptos, cuando está claro que no los percibe igual. En el segundo capítulo (2. Chiron) el desconcierto se mezcla con el voluble carácter adolescente. Un compañero le habla de una chica que se ha follado en la escalera, se lo cuenta con todo detalle, "pues para eso estamos los hombres". Vemos en la cara de Chiron, a través de la intrusiva cámara de Jenkins, que él no piensa de la misma manera, pero calla. Porque su instituto es un mundo de apariencias, de barreras que debes alzar para conseguir ser respetado, o en el caso de Chiron para evitar que te hagan daño. Una lección que él ha aprendido de una madre disminuida e histérica, cuyo único cariño aparece cuando tiene que pedirte algo. Sin embargo, Chiron no espera que esas apariencias estén tan presentes como para no tumbarse con una intimidad en la playa, o un cálido apretón de manos en la medianoche. Si lo pensamos bien, nadie lo espera en realidad, nadie nos dice que lo bueno nunca dura, que el peor golpe lo da el mejor amigo y que debemos ponernos la máscara de quien no somos para sobrevivir a lo que nos dicen que debemos ser. Es algo que aprendemos a golpes, físicos o morales, cuando nos miramos dolorosamente en un espejo y no queremos ser la persona que está al otro lado. Al tercer capítulo (3. Black), Chiron ha adoptado el apodo que le pusieron en su día. Como protección, como costra musculosa en su cuerpo, como un engaño que se ha visto obligado a aceptar para que le dejen en paz. Entonces llega una llamada, un sentimiento, lo único real que le pasó, hace tanto tiempo. No deja de ser curioso, que los que más daño hacen, son los que siempre decían querernos más. Parecería que todos llevamos esa máscara de lo que debíamos ser, y por algún estúpido motivo, nunca nos la quitamos. Hasta que es demasiado tarde, claro, eso siempre pasa. Una verdad dolorosa que establece 'Moonlight' es que nadie nos enseña a vivir la vida. Creemos que tenemos que hacer esto, intentamos adaptarnos... y rara vez nos damos cuenta de que lo que tenemos nunca es lo que quisimos. Nos convertimos en uno de esos que dictan qué es lo "normal" y rara vez nos salimos de ahí. Solo es más tarde, en un recuerdo, en una mirada... cuando podemos encontrar quiénes somos, cuando podemos romper el molde que no nos dejaba movernos Sí, de noche todos los gatos son pardos. Y vivimos sumidos en una larga y oscura noche. Pero eso no significa que nunca podamos salir de ella, si lo queremos lo suficiente.

The Hater

Drama Suspense
7.3

The Hater Un joven duplicado encuentra el éxito en el oscuro mundo de las tácticas de desprestigio de las redes sociales, pero su vitriolo virtual pronto tiene consecuencias violentas en la vida real.