Con Todos Los Honores

7.6
Con Todos Los Honores Narra la historia del paramédico William H. Pitsenbarger, que salvó él solo a más de 60 personas en la guerra del Vietnam, y de la investigación de un miembro del Pentágono, Scott Huffman (Sebastian Stan), que trabajó contra viendo y marea superando todos los obstáculos para que se honrara al médico con la medalla al valor.   Con Todos Los Honores Critica Es verdad que alguien puede esperar una película de guerra como tal, por lo visto en trailers, posters y demás. Pero realmente se trata de magnificar la figura de un soldado, que fue de los más valientes en la guerra de VIetnam y que no fue reconocido como un héroe, como tuvo que haber sido. Se basa en una historia real y eso sin duda es lo que más toca el interior del espectador. Pero los procesos para hacer justicia sobre el reconocimiento de dicho soldado, son muy aburridos y no me querría ver en la posición del personaje de Sebastian Stan, porque tengo poca paciencia. El reparto que interpreta a los veteranos de VIetnam es sin duda, de élite, aunque su participación se ve reducida a poca cantidad de minutos en pantalla debido a como es la dirección de la historia. Se van alternando escenarios bélicos y escenarios políticos y jurídicos y sin duda, los más divertidos son los bélicos, no porque la guerra sea divertida, si no porque, esa parte de la película para mí, es la que mejor hecha está. Es verdad que se nota demasiado patriotismo americano típico de este cine, pero hay que aceptar que lo que hizo el soldado, fue de un total héroe. Los últimos diez minutos de la película, bastante emotivos aunque exageradamente pastelosos.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 01/12/2020 2.18 GB 654 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La llamada de lo salvaje

Acción Animación Aventura Ciencia ficción Drama Familia
5.9

La llamada de lo salvaje Cuenta la historia de Buck, un perro bonachón cuya vida cambia de la noche a la mañana cuando su dueño se muda de California a los exóticos parajes de Alaska durante la Fiebre del Oro a finales del s. XIX. Como novato de un grupo perros de trineo (y posteriormente su líder), Buck experimenta una aventura que jamás olvidará, encontrando su lugar en el mundo y convirtiéndose así en su propio amo.     La llamada de lo salvaje La película es una explosión de aventuras bien programadas por medios digitales, gestionada desde un guión firme pero que a estas alturas no termina de convencer al desarrollar un abundante número de clichés y tópicos, mezclando la nostalgia con aquella manera clásica de conectar con la parte sentimental del espectador. Harrison Ford en su primera película de anciano, ofrece su buen hacer al servicio de la historia con sobriedad y oficio. Por otro lado se notan demasiado los efectos especiales para convertir al perro en lo que la historia necesita. Si no eres muy exigente y pasas por alto esos detalles, te encontraras ante otra entretenida adaptación de la obra de Jack London.

American Animals

Crimen Documental Drama
6.9

American Animals Nunca seremos tan especiales como soñábamos cuando éramos pequeños. Este es el chasco que se llevan Warren y Spencer, dos jóvenes de clase media sumidos en el desencanto de la vida común y que se rebelarán contra el sistema planeando un robo... a una biblioteca de universidad. American Animals Critica   Hace algunos años, los directos de cine Ben y Josh Safdie conocieron a Arielle Holmes, una habitante de la calle y adicta a la heroína a quien ayudaron a dejar sus malos hábitos mientras que la asesoraban para que escribiera sobre sus experiencias. Lo que Holmes escribió acabó por convertirse en “Heaven Knows What” (2014), la opera prima de los Safdie protagonizada por la misma chica que se encontraron en las calles de New York. Es muy interesante y arriesgado lo que hicieron estos hermanos, pero también lo es la fórmula que trajo Bart Layton con American Animals. Layton plantea en su película una serie de entrevistas con cuatro ex convictos mientras que va narrando la historia de cómo terminaron en la cárcel. El viaje está en constantes cambios temporales que ayudan a darle más profundidad y capas a los personajes. American Animals no sólo le cuenta al espectador que existe basándose en hechos reales, sino que mezcla la dramatización de lo ocurrido con los relatos de las personas que lo vivieron. Una salvajada de Layton (quien ya había dirigido varios documentales en su carrera) pero que funciona muy bien en la pantalla, en parte gracias a qué los actores supieron encajar con lo que se les planteaba a través de este ejercicio de representación. ¿Ejercicio de representación? Sí, es que American Animals es eso, una representación de lo ocurrido por allá en 2004 en la Transylvania University (Kentucky, USA) no pretende ser una glorificación de la figura de los ladrones, ni tampoco juzgarlos y llevarlos a la hoguera, simplemente quiere contar mezclando las perspectivas de los involucrados. La cinta de Layton acostumbra al espectador rápidamente a la narración simple en cuestiones morales, pone en conocimiento de este que no verá una historia redentora, sino un crimen contado por sus perpetuadores. *American Animals y el dinamismo Es muy importante destacar que American Animals sabe manejar muy bien la estilización, todo se hace de manera que el espectador no sea ajeno a ello, ya sea un montaje acelerado con hard rock de fondo o un plano secuencia interrumpido por un personaje cual director de la cinta. De entrada, nos encontramos con una situación que luce peligrosa y extraña, pero la cinta se tomará su tiempo para revelarla del todo, un tiempo en el que la edición y los diálogos se encargaran de crear atmósferas casi de participación para el espectador mientras todo se va desvelando en un clímax cargado de emociones fuertes. American Animals es una película que explota la sobre explicación, pero no se siente frenada por este elemento, sino que ayuda a darle aire al relato. La presentación de personajes puede ser un poco larga, pero se justifica con lo que vemos pasada la primera hora, y reitero: todo se hace de manera muy fluida, incluso en ese primer plato del menú que nos tiene preparado la película. Una cinta que juega durante todo el metraje con el espectador de manera innovadora y con versatilidad para adaptarse a lo que el momento necesite, brusca por momentos y pausada en algunos escenarios, American Animals es una emocionante experiencia audiovisual. *Un punto de confusión Algo que creo que se puede malentender en el largometraje de Layton es su intención, ya se dijo antes que no pretende dar prestigio a los involucrados, sino contar lo sucedido, pero este ejercicio de recreación y más en el lenguaje cinematográfico se requiere de espacio emocional y momentos para empatizar con los personajes a través de sus situaciones. Esto puede llegar a ser confuso, porque el espectador sentirá la mano del creador audiovisual y guionista indicándole sentir pena por los muchachos ladrones, pero la cinta no hace más que contarnos las versiones sin suavizar los momentos más bruscos de sus métodos, cada quién puede elegir cómo sentirse al respecto. Warren (Evan Peters) era algo así como el líder de esta improvisada banda y lo vemos recitar un discurso sobre el hambre, pero no vuelve jamás a esto, es un personaje hipócrita e ingenuo, pero también es simpático y amable, sufre por el divorcio de sus padres, pero desaprovecha su beca universitaria, es ambiguo en muchas situaciones, no es malo ni bueno, tan sólo es él, contando por él mismo varios años después. Así que no, Bart Layton no escribió esta película para justificar lo sucedido, sino para darle matices a través del relato de todos los involucrados en este asalto. *Conclusión American Animals es una película que sabe manejar los tiempos y dar espacio a sus personajes (reales y ficticios) para que tengan variedades emocionales. También es un ejercicio brillante de recreación ficticia mezclado con entrevistas de formato documental. Bart Layton hizo una gran cinta con muchas facultades desde lo técnico y con un subtexto pertinente y que late muy fuerte en una era donde el reconocimiento lo es todo con el auge de las redes sociales.

Un amigo extraordinario

Drama
7.4

Un amigo extraordinario Biopic de Fred Rogers, creador y presentador de un conocido programa de televisión para niños en los años 60 en Norteamérica.

El diablo a todas horas

Crimen Drama Suspense
7.6

El diablo a todas horas Ambientada en las zonas rurales del sur de Ohio y Virginia Occidental, sigue a un elenco de personajes cautivadores y extraños desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1960.   El diablo a todas horas Critica Potente western urbano, melancólico, extenso, coral, sobrio y contundente. Remite a las antologías de Fargo, pero sin ese humor negro, reemplazado por crudeza de la primera temporada de True Detective. Se aleja del tono de la obra de Campos en The Sinner. Una historia que se desarrolla a fuego lento, con una estructura narrativa que por momentos me remite a 100 años de soledad, y que vale la pena para verla con paciencia, disfrutándola sorbo a sorbo, sin apuros... pues lo más contudente llega al final, donde uno se queda con la sensación de que está viendo la secuela de Rambo: first blood, sí, el orígen de Rambo... aunque parezca una locura, aun vistas las dos primeras horas de la película donde nada tiene que ver con lo que digo, al final queda ese sabor

Los miserables

Crimen Drama Suspense
8

Los miserables Montfermeil, un suburbio al este de París. Stéphane (Damien Bonnard) acaba de unirse a la Brigada de Lucha contra la Delincuencia, donde conoce a sus nuevos compañeros, Chris (Alexis Manenti) y Gwada (Djibril Zonga), dos agentes con experiencia en las enormes tensiones que existen entre los distintos grupos organizados por el control del barrio.   Los miserables Critica El film noir, nombre de etiqueta de lo que en otras partes del mundo llamamos thriller, tiene una larga y exitosa trayectoria en Francia desde que el cine es cine. Pero no nos engañemos, Les Misérables coge un poco de eso, pero también se zambulle en el periodo oscuro, que quizá no esté solucionado del todo en la actualidad, de la rebelión de la emigración en los barrios periféricos de las grandes ciudades (banlieue), como es Paris. Los cineastas en aras, creemos, de buscar cierta empatía por parte del público, mayoritariamente ruedan desde el punto de vista del desvalido, del marginado y de aquel que cree tener la razón y busca su particular método de justicia. Ladj Ly, curiosamente integrante de estos últimos, se atreve a mostrarnos la visión del otro lado, del poder, de la policía, del estado. Esto no lo hace de manera contundente si no que expone las dudas y golpes morales de unos miembros de las brigadas anti criminales francesas que se tienen que enfrentar a un polvorín, dónde las etnias luchan entre ellas para conseguir su parcela o trozo de poder. Stéphane es un policía llegado de Cherburgo, que va a parar en la Brigada Anti-Crimen de Montfermeil, una localidad al norte de París. Sus compañeros de equipo, Chris y Gwada, le enseñan enseguida las tensiones entre las diferentes bandas de la ciudad. Durante una detención, un dron graba cada acción que realizan. Como si fuésemos un compañero más, patrullamos con ellos por las calles, asistiendo a la perplejidad de Stéphane al ver los métodos no muy ortodoxos de sus camaradas. Lo que en principio parece un drama costumbrista, acaba convirtiéndose en una espiral de violencia al intentar arreglar el trío protagonista por su cuenta una situación provocada al saberse grabados. Ese cambio de registro que en principio parece chocante, da sentido a una cinta que estaba destinada a algo con una moraleja fácil. El estallido que hemos mencionado antes quiere reflejar los sentimientos de los habitantes de unos suburbios donde parece que la esperanza queda muy lejos. Es una violencia que estaba latente y que acaba por explotar de una manera salvaje muy bien llevada a la pantalla. Hay momentos en que sentimos autentico miedo, no tanto por la parte más física, sino por la rabia que los personajes destilan y que traspasan la pantalla. El guion es de altura, aunque abusa en exceso de moraleja. Si se hubiera centrado más en los hechos estaríamos ante una película redonda que habría alcanzado los altares de ese film noir del que quiere beber. El trío protagonista está encabezado por un excelente Damien Bonnard (Dunkerque), seguido por Alexis Manenti y Djibril Zonga. Estamos ante un film de aquellos que no esperas mucha cosa pero que te acaban sorprendiendo. Es muy entretenido a la par que impactante. No es de extrañar que haya tenido cierto reconocimiento por parte de la crítica. Nosotros os lo recomendamos si os gusta el thriller con alguna cosa más.

Molly's Game

Crimen Drama
7.1

Molly's Game Se centra en la vida de Molly Bloom, una esquiadora de talla mundial que llegó a ser millonaria antes de los 21 años. Tras perderse los Juegos Olímpicos, Molly se trasladó a vivir a Los Ángeles, donde incluso trabajó de camarera. Gracias a su inteligencia y sus dotes empresariales, la joven acabó ganando millones de dólares en el mundo del póker antes de que el FBI la investigara. Molly's Game Critica Ambiciones, adicciones, olor a ron y frambuesa, una rama. Tras poco más de tres años de publicarse el libro autobiográfico de Molly Bloom, la reina del póquer, podemos ver su adaptación al cine. ‘Molly’s Game’ recuerda inevitablemente a ‘The Wolf of Wall Street’, pero al no ser tan excesiva gustará a más tipos de público. Tenemos un personaje fuerte que nos enseña con el cinismo procedente los tejemanejes de uno de los sectores más podridos de la sociedad. Y se agradece que lo haga con este humor y a un ritmo tan endiablado, ya que pararse a pensar mucho en ello resultaría estremecedor. El guion es inteligente, las actuaciones de premio, la dirección dinámica... Como punto no del todo positivo, me queda la sensación de estar dando demasiadas vueltas en el mismo sitio y pasar de puntillas por los temas que dejarían peor a la protagonista. Y una advertencia: id al cine bien despiertos, ya que entre la voz en off y los diálogos acelerados casi podrían contarse con los dedos de una mano los momentos en los que pasan más de cinco segundos sin que alguien diga nada. La frase: «Es increíble lo rápido que se avanza cuando no se cobra por horas», dice un psiquiatra. El personaje: el único irlandés (Chris O’Doud) que juega a póquer con los rusos. La escena para el recuerdo: la partida en la que un error te invierte la racha.