La rosa venenosa

4.4
La rosa venenosa Carson Phillips es una antigua estrella del fútbol americano que decide convertirse en policía. El último de sus casos trata sobre una serie de desapariciones que podría ser una rutina premeditada. Cuando Carson se da cuenta de que estas desapariciones son producto de una red de crímenes y que su hija es la principal sospechosa; este agente tendrá las horas contadas para salvar a la joven, resolver los asesinatos y destapar los oscuros secretos que se ocultan en la ciudad.   La rosa venenosa Critica Realmente mala película que reúne una serie de actores conocidos con un guión desastroso en donde no hay nada para destacar, absolutamente nada, tranquilamente podría ser uno de los tantos bodrios a lo que Nicolas Cage nos tiene acostumbrado. La historia, si se le puede llamar así, es la de un futbolista retirado, un John Travolta cansado y en sintonia con el film) se dedica a la investigación privada y debe volver a su ciudad de origen en busca de una persona. Una vez allí deberá resolver cuestiones relacionadas con su pasado en el que se encuentran Morgan Freeman (de sus peores actuaciones), un caricaturesco e irreconocible Brendan Fraser y en un papel mas secundario Robert Patrick (muy avejentado). Mi consejo es que no pierdan 98 minutos de su vida viendo esta tontería.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 10/12/2020 1.99 GB 737 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Un golpe con estilo

Comedia Crimen
6.6

Un golpe con estilo Willie (Morgan Freeman), Joe (Michael Caine) y Al (Alan Arkin) son tres amigos jubilados a los que el sistema les ha congelado su plan de pensiones. Desesperados porque no pueden pagar las facturas, están decididos a recuperar su dinero. Los tres ancianos deciden entonces arriesgarlo todo y embarcarse en un temerario plan que consiste en atracar al mismísimo banco que se quedó con su dinero. Un golpe con estilo Critica En una semana en la que Fast & Furious 8 arrasa en taquilla, se nos presenta este producto protagonizado por tres grandes actores de toda la vida. Michael Caine, Morgan Freeman y Alan Arkin forman un triplete de ancianos a los que el injusto sistema tiene machacados económicamente (y moralmente). Por ello, deciden atracar su propio banco, en forma de venganza, recuperando el dinero de sus pensiones, el dinero que se merecen y han trabajado con sangre, sudor y lágrimas durante más de 50 años. Muchos pueden verse identificados por sufrir esta misma situación. Siempre he admirado a Michael Caine y a Morgan Freeman, sobre todo desde que me deleitaron en la trilogía del Caballero Oscuro. Ellos tienen el temple, la veteranía, la elegancia y la pausa necesaria que tanto le hace falta a veces al cine de Hollywood. Quedan pocos como ellos y por ello, espero que podamos tener a Michael Caine y Morgan Freeman por muchos años más. Fui al cine para poder admirar, una vez más, a estos dos entrañables actores y de paso, poder disfrutar de una propuesta en forma de parodia de esas que tanto se ven últimamente: películas con mucha acción, robos o atracos. En esta ocasión, la acción se ve reducida (el reparto y la misma trama imposibilitaba largas y memorables escenas de acción) y sustituida por chistes y gags cómicos, hasta el punto de convertirse en una película lenta, monótona y a ratos, aburrida. Lo que se nos presentaba como una película gamberra, macarra y a la vez, revolucionaria, acaba siendo un producto simplemente simpático, simplón e incluso, infantil. Las interpretaciones son correctas, la trama y el transcurso de la misma son sencillas, pero pocas bromas y gags tienen realmente gracia. Creo que no acaba de dar el chispazo necesario para llegar a todo el público. De hecho, no es recomendable a adolescentes, ni siquiera a gente joven. Gente de mediana y avanzada edad disfrutarán este producto, ya que realmente va dirigido a ellos. La sala (medio vacía la semana del estreno, una lástima, Fast & Furious es demasiado Fast & Furious) estaba mayoritariamente ocupada por gente mayor. Por lo general, me he sentido fuera de si. La película y sus intenciones no me han llegado. Y me sabe mal, porque quería que me gustara. De verdad que he intentado divertirme, pero no he podido al 100%. He intentado ser poco duro, pero eso significaría ser poco objetivo. Me quedo con una sensación agridulce y con un mensaje: debemos mucho a los más mayores. Ojalá haya más personas valientes como Michael Caine, Morgan Freeman y Alan Arkin, que se atrevan a enfrentarse al sistema injusto que nos rodea. Se necesitan justicieros como ellos. Que cada uno lo interprete como quiera.

The Enemy Within

Crimen Drama
6.7

The Enemy Within Thriller de espionaje que se centra en Erica Shepherd, una antigua y excepcional agente de la CIA que pasa a ser una de las más conocidas traidoras de Estados Unidos, cumpliendo condena en la prisión de Supermax. Al cabo de un tiempo y sin otro lugar al que recurrir, Will Keaton, un agente del FBI, termina reclutando a Shepherd para que le ayude, con sus conocimientos, a rastrear y atrapar a un peligroso criminal. Shepherd y Keaton, aunque con motivaciones distintas, tienen el mismo objetivo: llevar a este enemigo ante la justicia. Y para ello deben unir fuerzas y cooperar en equipo   The Enemy Within Critica Tuve la oportunidad de estar en el preestreno, al que acudió Morris Chestnut para presentar la serie. Viendo el episodio piloto se plantea algo muy interesante, la gran cantidad de espías extranjeros que hay en Estados Unidos y como han crecido en número exponencialmente en los últimos años, desde esta premisa parte la serie. En su comienzo me recuerda bastante a la serie 24, cuya primera temporada me gustó mucho, no porque transcurra en "tiempo real" sino por la presentación de los personajes con títulos con el cargo, los análisis de la situación, el ambiente de tensión... es cierto que no es una idea rompedora ni es algo nuevo, pero si parece que está bien fundamentada y pinta interesante. Aunque el personaje de Morris Chestnut por el momento no parece nada fuera de lo normal, parece el típico agente del FBI torturado por su propio drama personal, el de Jennifer Carpenter si que llama la atención y resulta menos plano. Se echa en falta el carisma que tenía Chestnut en la serie Rosewood, que hacía que una, en principio serie policiaca-forense, resultase amena y divertida.

Welcome to Sudden Death

Acción Drama Suspense
7.3

Welcome to Sudden Death Jesse Freeman es un ex oficial de las fuerzas especiales y experto en explosivos que ahora tiene un trabajo regular como guardia de seguridad en un estadio de baloncesto de última generación. Los problemas surgen cuando un grupo de terroristas expertos en tecnología secuestra al propietario del equipo y a la hija de Jesse durante la noche de apertura. Enfrentando un reloj en marcha y probabilidades imposibles, depende de Jesse no solo salvarlos, sino también a una casa llena de fanáticos en este thriller de acción altamente cargado.

La cura del bienestar

Ciencia ficción Misterio Suspense Terror
6.2

La cura del bienestar A un joven y ambicioso ejecutivo le encargan una misión: traer de vuelta al director de su empresa de un idílico y enigmático centro de “bienestar” situado en un área remota de los Alpes suizos. Pronto sospecha que los milagrosos tratamientos que allí tienen lugar no son lo que parecen. Su cordura se pone a prueba cuando empieza a desvelar los terroríficos secretos que allí se ocultan y es diagnosticado con la misma extraña enfermedad que mantiene a los pacientes a la espera de la cura. La cura del bienestar Critica En el inicio, una nana infantil resuena entre imponentes edificios de oficinas, a modo de réquiem por los pobres trabajadores que siguen delante del ordenador, ajenos al sueño y los horarios naturales. Una colección de empleados del mes cuelga de la pared recordando a los que sacrificaron todo por la última negociación, negándose el último suspiro, como homenajes sonrientes de una felicidad nunca disfrutada. Y somos testigos del derrumbamiento existencial del trabajador común, que yace en el infinito cementerio de pantallas iridiscentes que ha sido su único hogar. Después de eso habrá gente que diga que esta película no cuenta nada, claro que no, pero permítanme recomendar un diagnóstico: váyanse a la mierda, críticos mediocres y espectadores con déficit de atención. Con 'La Cura del Bienestar' Gore Verbinski se ha enfrentado al mismo panorama ranciete que está dejando la falta de cultura y el ansia de inmediatez: ha señalado a la luna, y muchos tontos se han quejado de que solo ven el dedo. "El misterio es una mierda"; como si a Verbinski le importara una conclusión normalita, y no un viaje increíble. "¡No da miedo!"; como si fuera culpa de Verbinski que a muchísimos espectadores se les haya fundido el gusto por la atmósfera y la sugestión. "Es que me da asco, y no la entiendo"; a muchos se les van a freír las neuronas por unir dos puntos argumentales sin un montaje que se lo dé mascadito, mientras se desmayan porque no encuentran el mismo gore "light" que prolifera en el género. Gore Verbinski ha querido incomodarnos, mandarnos sin billete de vuelta a un viaje jodido, recordarnos una sensación de locura y espanto con algo nunca visto... pero meh, demasiado darle a la neurona (que encima tampoco es tanto), vamos a encumbrar el enésimo remake precuela reboot de 200 millones que no nos haga pensar demasiado. Para los que lo quieran y busquen, allá que ha concebido Verbinski este milagro: una película con cierta ambición de medios, rodada como dios, que no pide disculpas por asquearte o provocarte, y que, mientras juguetea con la serie B, no tiene ningún problema en hablar seriamente de esa enfermedad que a todos nos aqueja. Una enfermedad que el joven oficinista Lockhart empieza a advertir, cuando lee la carta de su jefe Pembroke enviada desde un asilo en los alpes suizos, en donde dice que "la mente se engaña, mientras el cuerpo dice basta". Un sentimiento demasiado familiar en su vida dedicada a su carrera en alza, reconocido también en las pétreas caras de sus elegantes y manipuladores jefes, e incrustado en el mismo corazón de una sociedad dedicada al beneficio más inmediato que puedan obtener. Pero todo eso está ausente en el asilo al que va a buscar a su jefe. Allí flota un sentimiento de paz senil, entre ricos trabajadores que han adoptado el pijama perpetuo y el olvido del mundo exterior. El agua, símbolo de pureza y limpieza, domina el ambiente como la medicina oficial para las dolencias del espíritu. Todos estamos enfermos, y lo notamos, pero allí se permite ser felices. No hay un vuelo que coger, no hay una reunión que adelantar: el infernal ritmo de vida contemporáneo se detiene en los muros erigidos por un marqués visionario, que han elegido sostener médicos intachables como el Doctor Volmer. Verbinski no juega demasiado al despiste: algo no cuadra en ese ambiente idílico. El personal médico no podría estirar más el gesto en una mueca de falsa amabilidad, mientras se acumulan los misterios a plena vista, apenas señalados por una figura misteriosa al fondo de una sauna nublada o ruiditos insistentes que mordisquean nuestros nervios como zumbido de mosquito. El aséptico ambiente de hospital busca tranquilizarnos, pero la aterradora colección de barbaridades que presenciamos nos recuerda nuestra enfermedad: abortos animales, dientes taladrados, gastados cuerpos ancianos, perversiones masturbatorias... casi empezamos a creer al Doctor Volmer, cuando recalca que somos pacientes, que no estamos bien, que necesitamos la milagrosa cura. Este mundo enfermo no nos dejará parar de pedirla. Y Lockhart, joven paciente de avanzados síntomas, se da cuenta de que esa es la razón por la que avejentados poderosos renuncian a extensos imperios: porque, por mucho pisoteo progresivo y corporativo, nunca podrán quitarse el recuerdo de sus vidas sin sentido ni rumbo. Si en el sanatorio eso no existe, ¿por qué alguien querría abandonarlo? Bravo por Gore Verbinski, por su poca vergüenza para mezclar influencias, y por su mucha maestría para convertirlas en una fascinante inmersión a la oscuridad de nuestra pérdida espiritual. Porque estoy enfermo de películas que saben a lo mismo, que me dan lo de siempre y ni se molestan en ocultarlo. Y, por esta vez, he sentido que me han curado.

Seven

Crimen Misterio Suspense
8.3

Seven El teniente Somerset, del departamento de homicidios, está a punto de jubilarse y ser reemplazado por el ambicioso y brillante detective David Mills. Ambos tendrán que colaborar en la resolución de una serie de asesinatos cometidos por un psicópata que toma como base la relación de los siete pecados capitales: gula, pereza, soberbia, avaricia, envidia, lujuria e ira. Los cuerpos de las víctimas, sobre los que el asesino se ensaña de manera impúdica, se convertirán para los policías en un enigma que les obligará a viajar al horror y la barbarie más absoluta.     Seven Critica Porque es inteligente. Porque es inquietante. Porque te mantiene pegada a la pantalla. Porque soporta muchos, muchos visonados posteriores. Porque es oscura. Porque es densa. Porque es una colección increíble de increíbles personajes. Porque sabe cómo golpearte. Porque sabe mostrar cómo son las cosas, no cómo nos gustaría que fueran y, pese a que eso transmita mal rollo al espectador acostumbrado a otros derroteros. Porque es valiente, poniendo a un entonces actor con fama de guaperas sin talento como coprotagonista de este ya clásico del cine. Porque saca lo mejor de un Morgan Freeman talentoso a más no poder. Porque descubre para el cine a Kevin Spacey. Porque es escalofriante. Porque el guion es la leche. Porque la dirección es soberbia. Porque transmite toda la cutrez de la vida sin concesiones comerciales. Por.... joé, seguiría pero ¿para qué? Es mejor verla que tratar de entender los porqués de otra persona. Es imprescindible verla si te gusta el cine. Necesario si, además, adoras este género.

El teléfono

Ciencia ficción Misterio Suspense
7.6

El teléfono Conectadas por un teléfono, pero separadas por el tiempo. Una asesina en serie pone en peligro el pasado y la vida de otra mujer para cambiar su propio destino.   El teléfono Critica Unos destinos entrelazados en esta historia retorcida y sobrenatural en el que se modifican los acontecimientos de la vida de la protagonista al decirle a otra persona del pasado cosas que van a suceder en el futuro. En la película "Frecuency" un hijo entablaba conversaciones por radio con su padre bombero que falleció sofocando un incendio muchos años antes. En el guion de esta película coreana es un teléfono inalámbrico viejo el que sirve de unión entre dos décadas y los habitantes de una misma vivienda. Todo comienza cuando Seo-yeon recibe una llamada de auxilio en el teléfono de su casa, lo que parece un error se convierte en una sospecha de que la llamada procede del año 1999 de una chica que vivía en el mismo domicilio, las instrucciones que le da Seo-yeon a la joven hace que salve la vida a su padre lo que cambiara todo el futuro.  No tardará en darse cuenta de que jugar con el pasado puede provocar muchos disgustos... La historia parte de un guion bastante original de Lee Choong Hyun que también dirige la película. Hábilmente se van sucediendo giros y eventos que provocan cambios totales en la vida de Seo-Yeon apareciendo y desapareciendo personas y cosas ante los cambios que provoca la chica que llama desde el pasado. Creándose un buen suspense entre causa y efecto de las líneas de tiempo paralelas del pasado y el presente. Un estreno de Netflix bastante destacable para los que nos gusta este género del fantástico-terror.