Pequeño pero matón

5.7
Pequeño pero matón Después de varios años en la cárcel, Calvin Sims (Marlon Wayans), un duro ladrón de joyas que no supera el metro de altura, decide retirarse del mundo del delito no sin antes dar el gran golpe. Calvin y su socio Percy (Tracy Morgan) reciben el encargo de robar un valioso diamante con un plan perfecto. Pero el plan falla y Calvin tiene que esconder el diamante dentro del bolso de Vanessa Edwards (Kerry Washington) para sacarlo de la joyería y no acabar de nuevo en prisión. Vanessa y su marido, Darryl (Shawn Wayans), regresan a casa sin saber que se han convertido en cómplices de un robo y que los dos ladrones harán todo lo posible para recuperar el diamante. A Calvin, que mientras estaba en la joyería ha oído hablar a los Edwards sobre su deseo de tener un niño, no se le ocurre otra cosa que disfrazarse de bebé abandonado para poder entrar en su casa y coger la joya.   Pequeño pero matón Critica “Pequeño pero matón” es todo un señor engendro-bodri-basuril de la peor calaña cuyo argumento no vale ni como descarte de la nueva serie de Ana Obregón. Hasta en el corto de la Warner en el que se basa la aberración, “Baby Buggy Bunny” (1954), Bugs Bunny se pispa a las primeras de cambio de la verdadera identidad de esa repelente miniatura. Pero los hermanos Wayans creen que el coeficiente intelectual del respetable es negativo, algo que tristemente se contrasta con los cien millones de dólares recaudados y las opiniones de gran parte del público con “Apocalypto”: al cine no se va a ver cultura ni nada verídico (pese a que lo vendan y lo hagan como tal), se va a disfrutar del entretenimiento, ya sea en forma de un clon de Rambo-Ronaldinho de serie Z (disfrazado con ambientación pagada a golpe de talonario) o de una apología del entretenimiento soez enmascarado de efectos especiales, como es el caso de “Pequeño pero matón”. Triste canto a la auto-idiotizacion del público que ha asimilado el abandono de su cerebro cuando paga la entrada para ir al cine, equiparable a cambiar el puticlub por una perrera: “me da lo mismo quién o qué me la chupe mientras me lo haga bien.” Claro, que si esta película la hubiese dirigido un machote como Mel Gibson tendría un 7,3 de media gracias al otro fanatismo irracional de sus seguidores. Es cierto que “Pequeño pero matón” tiene su encanto basuril en esa colección de chistes de caca, culo, pedo, pis cuando la cosa se pone gamberra en temas sexuales y que el engendro les hubiese quedado mejor con una versión reducida de Carmen de Mairena o del Fary. El resto resulta imperdonable y de vergüenza ajena al cuadrado. Aunque otros también dejan sus sesos…en las quinielas de los Oscars, pero lo interesante este año es saber quién se lleva el Razzie a la peor película: “Pequeño pero matón” y “Bloodrayne” son mis favoritas, “The wicker man” no la he visto todavía, “Instinto básico 2” es mala pero tiene su encanto cafre a lo “Melrose Place” y “La joven del agua”, uno de los fracasos del año, espero que sea un jarro para los fans de Shyamalan que se han dedicado a fusilar las críticas negativas en esta página. Si le dan el Razzie al peor actor secundario dormiré feliz soñando con narfs, tartajas (sin ofender a nadie, que se me enfadan en otros foros) y Frosties de Kelloggs duarnte varias eternidades.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 27/06/2020 2.64 GB 169 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El Ángel

Crimen Drama
7

El Ángel Carlitos es un joven de diecisiete años con fama de estrella de cine, rizos rubios y cara de bebé. Ya en su primera adolescencia manifestó su verdadera vocación: ser un ladrón. Cuando conoce a Ramón en su nueva escuela, Carlitos se siente inmediatamente atraído por él y quiere llamar su atención. Juntos se embarcarán en un viaje de descubrimientos, amor y crimen. Debido a su apariencia angelical, la prensa llama a Carlitos "El ángel de la muerte". Llama la atención por su belleza, y se convierte en una celebridad de la noche a la mañana. En total se cree que cometió más de cuarenta robos y once asesinatos. Hoy, después de más de cuarenta y cinco años en la cárcel, Carlos Robledo Puch es el preso que más tiempo lleva en prisión en la historia de Argentina. El Ángel Critica   Las críticas que había recibido esta película sumado al hecho de que se trate sobre una historia verídica que a los argentinos logicamente nos cruza y nos atrapada logró despertarme un gran interés y por supuesto expectativas. Lamentablemente tanto el interés como las expectativas se fueron desinflando a medida que transcurrían los minutos y el film no mostraba más recursos de lo que ya había mostrado. La actuación de Ferro es brutal (primera vez que actúa) ya que se desenvuelve con una soltura envidiable cumpliendo al pie de la letra lo que supongo que el director le pedía, los secundarios tampoco se quedan atrás, si bien ninguno destaca demasiado, tampoco hay puntos bajos lo cual siempre se agradece. No obstante, el guión, y por lo tanto, el devenir de la historia es sumamente chato y pobre. La película es una serie de escenas inconexas, sin profundidad, donde los acontecimientos son por lo general extremadamente irónicos y vacíos. No llegan a impactar directamente en el espectador porque todo se lleva a un punto de locura en donde nada tiene sentido y por lo tanto, las escenas terminan careciendo de sentido. Las muertes no tienen emoción, al igual que los asaltos, todo es un gran chiste y una gran ironía eterna, son casi nulos los momentos donde lo que ocurre es abarcado desde la crueldad, la agresividad y la violencia. A mi modo de ver cine, una película sobre el mayor asesino en serie en la historia de Argentina no puede carecer de violencia, agresión y crueldad, por más duro que sea, a fin de cuentas está película se hizo porque su real protagonista tomo y llevo al extremo las acciones anteriormente mencionadas, y, los aires que intenta desplegar Ortega nunca logran captar la esencia de cualquier persona que se haga famosa por matar.

Érase una vez en… Hollywood

Comedia Drama Suspense
7.5

Érase una vez en… Hollywood Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski. Érase una vez en… Hollywood Critica   Ya lo dijo Tarantino en una de sus últimas entrevistas promocionando la película: ni hacerla fue un camino de rosas (el director se distancia por primera vez de Harvey Weinstein tras el #MeToo, manteniendo control creativo total eso sí), ni la historia que presenta la misma tampoco lo es. Mucha gente se va a decepcionar porque va a ir a verla creyendo que la trama va de lo que ocurre con Sharon Tate, o porque se espere al Tarantino más comercial y/o esperado a nivel de violencia. Ya digo desde ya que es una película que habla del cine. Sobre el cine dentro y fuera de la pantalla. Sobre los rodajes, sus equipos artísticos y técnicos. Una carta de amor y relativo odio al cine. Ya desde los títulos iniciales -NO es spoiler-, cuando aparecen los nombres de DiCaprio y Pitt, los mismos están sentados al contrario de donde aparecen, como un espejo. Determinadas escenas con Pitt, Robbie (breve momento cuando Pitt/Booth la observa mientras ella está en la habitación) o el mismo DiCaprio (cuando desahoga en su remolque tras estropear una escena) tienen espejos por el medio. La película no es un retrato robot de la realidad ocurrida, la película es cine. Es cine en su máxima expresión: es ilusión, espejismo. Entretenimiento hecho a la medida del creador. Se toma por tanto licencias notables con las personas de Tate (Margot Robbie está perfecta), Polanski, Steve McQueen (podría haber sido más que un cameo glorificado) o Bruce Lee (desternillante) entre otros. Tarantino hace lo que nosotros hubiéramos querido hacer cuándo éramos niños: hacer nuestros antojos realidad anteponiendo nuestra emoción a la razón. Prueba de ello sin soltar spoilers es la maravillosa secuencia de Tate/Robbie en el cine viéndose a sí misma y contemplando la reacción del público. Así mismo, esta película también contiene retazos de dureza emocional. En el cine no todo es bonito, quizás nada realmente. Y eso se aprecia por la presión en los rodajes, los rumores que circulan y hacen vetar ciertas personas (el pasado ambiguo del personaje de Booth), los problemas personales de DiCaprio al haberse visto triunfador y ahora estar en decadencia coincidiendo con un relevo generacional, cómo su agente (Pacino) le hunde la moral, el tener una buena edad para vivir pero una cifra con la que te tachan de "viejo" en el mundo del espectáculo, el eterno duelo de los actores al repasar lo que podría haber sido su carrera y al final no fue (el momento 'Gran evasión'). Casos reales hay y conocidos: Rooney Mara iba a volver como Lisbeth Salander hasta que Claire Foy pegó un espontáneo subidón con 'The Crown' y se lo ganó (merecidamente para mí, pese a que la cinta se la pegó en taquilla). Dougray Scott iba a ser Logan/Lobezno en 'X-Men' pero al enrolarse en la segunda de Misión Imposible, un desconocido Hugh Jackman se convirtió en la leyenda que es hoy. Jake Gyllenhaal casi es el Batman de Nolan. Tom Selleck iba a ser Indiana Jones. Will Smith rechazó el Neo de Matrix pensando que sería un fracaso. El propio Tom Cruise fue considerado para el rol de Pitt en ésta (fuente: IMDB). Viendo luego cómo han ido las cosas para muchos de ellos, no quiero ni imaginar cómo se sentirán al despertarse casa mañana y decirse a si mismo "ese pude ser yo". Nosotros vemos el truco del mago, la ilusión, el trabajo ya hecho. Pero entre bambalinas las cosas son crueles, tristes y hasta depresivas. Puede que muchas estrellas se sientan vacías y perdidas como el Rick Dalton de DiCaprio. Y no quiero ni pensar los que ni siquiera tuvieron oportunidad de brillar o fueron olvidados más rápido de lo esperado. Referenciando al David Mills del propio Pitt en 'Seven': "eres una camiseta de moda, dentro de poco ya habrá pasado tu tiempo". Y eso la película lo trascribe muy bien. Cerrando la crítica, a nivel cinematográfico es una de las mejores del año y a nivel personal es mi favorita del director junto a 'Pulp Fiction' y 'Kill Bill II'. Se permite ser más emocional, más personal. No copia. No ofrece un ejercicio de estilo y referencial sin más, sino que tal vez es su película con mayor contenido concentrado en su argumento.. Se nota que esta vez le ha dado por ir a por una historia más profunda y ser él mismo (lo que hace que la prefiera antes que a casi toda su filmografía). Combina el humor y el drama de forma genial. Así mismo, sigue teniendo grandiosa puntería para seleccionar canciones en el momento adecuado. Ahora bien, no la encuentro redonda del todo. Se hace larga, hay tramos o escenas que podrían haberse recortado o ahorrado y es una película que hay que tener cuidado con lo que se espera de ella. No me extrañaría que se necesitase más de un visionado para calarla (yo lo necesité antes de puntuarla y hacer la crítica, y cuanto más la vi y más pensé sobre ella, más me encandiló). Eso sí, DiCaprio está genial, Robbie es brillante y Pitt da la campanada como mi favorito del reparto. Contiene escenas memorables desde ya (DiCaprio con la niña, por favor; Cliff contra Bruce Lee). Pero desde la escena del rancho poblado por hippies -que parece mutar en una película de terror y suspense a plena luz del día- la película no para de subir y toca techo en una media hora final inolvidable de vitorear y aplaudir. Digan lo que digan, sólo por el final debe ser aprobada. Por lo demás, y en general, una gozada. Imprescindible verla en VOSE. Y quedáos un poco durante los créditos finales.

No andaba muerto, estaba de parranda

Comedia
5.6

No andaba muerto, estaba de parranda Juan Pablo, al enterarse que iba a morir, decidió robar a la mafia y gastarse hasta el último centavo en Europa junto a Javier, su único amigo. Así, estos humildes empleados se embarcan en una costosa y divertida travesía, con la complicidad de Mónica su compañera de trabajo. Rumba, peleas clandestinas y un sicario que los persigue, los hará vivir toda clase de aventuras en este disparatado viaje. Lo que nunca imaginaron es que tendrían que responder por el dinero gastado ya que Juan ¡No andaba muerto, sino que estaba de parranda!   No andaba muerto, estaba de parranda Critica Trama colombiano mas o menos bien contado pero nada sorprendente con cuatro protagonistas que cuesta creerles pero al final lo terminan haciendo bien, trama normal no esperen mucho de ella con dos o tres escenas que si dan gracia pero nada mas. La trama es muy confusa y tratan de explicar la situación sin lograr da un sentido real a todo y el rodaje eso sí esta bien hecho y ambientado.

Buddy Games

Comedia Drama
5.3

Buddy Games Un grupo de amigos treintañeros se reúnen para jugar a Buddy. Un juego que consiste en una serie de desafíos mentales y físicos de lo más absurdos. Durante las horas de juego, hablan sobre sus errores del pasado, curan viejas heridas y descubren que significa la palabra amistad o sino... mueren en el intento.

El gurú del buen rollo

Comedia Romance
4.3

El gurú del buen rollo El cómico Mike Myers interpreta a Pitka, un estadounidense que fue educado por gurús fuera de su país y que ahora vuelve con la misión de reunir a un jugador de hockey con su mujer (Meagan Good), que lo ha dejado por un atleta rival, Jacques Grande, a quien interpreta Justin Timberlake.   El gurú del buen rollo Critica Que Myers es un tipo muy listo, no hay que descubrirlo a estas alturas: supo crear una de las franquicias -eso si, ayudado en la producción por otras estrellas como la mismísima Demi Moore, productora ejecutiva de la serie- más rentables del cine contemporáneo, y en las películas de "Austin Powers" han salido desde Steven Spielberg a Tom Cruise, Elizabeth Hurley, John Travolta o Kevin Spacey, por poner un ejemplo. Esta fórmula, compartida en nuestro país por el inefable Santiago Segura, parece estar casi agotada, así que intentan abrir nuevos horizontes y mezclar las tendencias del cine comercial norteamericano con el de Bollywood, ahora Myers ha intentado recrear (y en la medida de lo posible, mejorar) el vano intento que se hizo en 2002 con "El gurú del sexo" (es curioso que el título original de la película que nos ocupe-"El gurú del buen rollo" sea "The Love Guru" o sea, el gurú del amor...). El problema es que no hay mucho de innovación al respecto en el modo de hacer las cosas de este cómico, productor y director, esto es, sal gorda, parodias nada inteligentes -eso si, algunas graciosas-, actores famosos y estrellas famosas (desde Jessica Simpson hasta Justin Timberlake, pasando por Jessica Alba, Oprah Winfrey, Ben Kingsley e incluso el famosísimo gurú hindú Deepak Chopra) escatología a mansalva, chistes sexuales y pare vd. de contar; todo ello no demuestra sino que tanto el discurso como la forma de hacerlo están un poco agotados (repitiendo chistes con el mismo enano que hace de "mini yo" en la saga Austin Powers, haciendo también las bromas de descoyuntarse las piernas, como hizo en "Austin Powers 3: Goldenmember"...). La historia es la más chorra que uno pueda imaginarse, ya que todo va de que la dueña de un equipo de hockey contrata los servicios de un gurú espiritual educado en la India para que el máximo anotador consiga superar un asunto de cuernos. Si en España muchos cinéfilos abominábamos de las películas de Fernando Esteso y Andrés Pajares (aunque también hayamos disfrutado de ellas en los cines de verano de Andalucía, frente a un plato de tomate aliñado, tortilla de patatas, un tinto con casera fresquito y carne mechada...), ahora parece existir una regresión en el cine de Hollywood hacia esa filmografía, convirtieno a gente como Myers -antaño medianamente inteligente en su faceta de "Wayne's World" y "Austin Powers"- en un sucedáneo de Fernando Esteso.

The Babysitter: Killer Queen

Comedia Terror
6.5

The Babysitter: Killer Queen Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal.   The Babysitter: Killer Queen Critica Secuela de la destacable The Babysitter (McG, 2017) que mezcla comedia y terror, dirigida por el mismo director que la original, que ha dirigido otros títulos como Terminator Salvation (2009), y en la que repite el mismo reparto, con nombres como Judah Lewis (Verano del 84, 2018) o Emily Alin Lind (Doctor Sueño, 2019). Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal. Esta secuela vuelve a utilizar su tono gamberro y desenfadado aunque en este caso pierde por completo el factor sorpresa, quedando gran parte de los gags desfasados y sin gracia. El gore está presente en la película y nos deja algunas escenas curiosas de ver, siempre mezcladas con una comedia un tanto absurda. El gran punto flaco de la película reside en la ausencia de la gran Samara Weaving (Noche de Bodas, 2019), que era el gran reclamo de la primera parte y en la secuela se limita a aparecer de forma prácticamente anecdótica, dejando el papel de villano en manos menos carismáticas. The Babysitter: Killer Queen, es una secuela muy inferior a la original aunque deje algunos momentos divertidos, y deja claro, aún con algunas virtudes, que es otra secuela que nadie pedía y solo pretende alargar un chicle que era de un solo uso.