Una noche en Miami…

7.5
Una noche en Miami… Tras la derrota de Cassius Clay de Sonny Liston en 1964, el boxeador se reúne con Malcolm X, Sam Cooke y Jim Brown para cambiar el curso de la historia en el segregado Sur.   Una noche en Miami… Critica Ahora, en cuanto al texto. Hace algunas cosas muy bien, pero otra, en mi opinión, no tanto. Triunfa a la hora de desarrollar a cuatro personajes muy distintos, cuatro jóvenes negros en la cima de sus carreras, en una época en la que a una gran parte de la población esto no le hacía demasiada gracia. La mentalidad de todos ellos está clara, y los conflictos que se derivan de ellas son claros, coherentes y comprensibles. Son lo suficientemente complejos como para estar de acuerdo con ellos en una escena y en completo desacuerdo en la siguiente, sin que eso traicione la naturaleza de los personajes. El racismo es el núcleo temático claro, y de ahí él derivan todas las ideas que los enfrentan constantemente: el poder de las figuras públicas, la libertad económica, el colorismo, el consumo del entretenimiento, etcétera. El conflicto de Malcolm con la Nación del Islam y la conversión de Ali también juegan un papel importante. Hay alguna que otra frase excesivamente teatral, alguna decisión en la caracterización que no me convence y alguna idea demasiado prefabricada aquí y allá, pero en líneas generales me gusta lo que oigo. Me gusta cómo se desafían los unos a los otros, cómo se exponen las ideas y cómo se relacionan unas con otras. Para una película así, está claro que necesitas a cuatro actores que estén dispuestos a dejarse la piel en sus personajes. Por suerte, Una noche en Miami los tiene.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 27/01/2021 1.82 GB 275 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Loving

Drama Romance
6.7

Loving La historia real de Mildred y Richard Loving, una pareja que se casó en Virginia en 1958. Debido a la naturaleza interracial de su matrimonio, fueron arrestados, encarcelados y exiliados. Durante una década la pareja luchó por su derecho a regresar a casa. Loving Critica ¿Existe algo más romántico que alguien esté dispuesto a construirte una casa en el lugar de tus sueños? Para que Richard pudiera hacer realidad la promesa que un buen día le hizo a su prometida tuvieron que pasar diez años. No fue por problemas económicos o por falta de empeño. El pecado que impidió a una pareja cimentar su propio hogar consistió en ser blanco y negra en pleno auge racista de la América profunda, hace poco más de 60 años. El matrimonio, que tuvo que sellarse a las afueras de Virginia, fue detenido y condenado a su regreso. El destino, siempre bromista y cruel, quiso que se apellidaran Loving. El amor es precisamente el que prevalece en esta historia basada en hechos reales que ha querido transgredir en cierta forma los cauces habituales con los que Hollywood tiende a expiar sus pecados xenófobos. Un año después de la polémica por la ausencia de candidatos negros en los galardones más importantes de la industria, llega una película que parecía diseñada para apaciguar el ruido. Si lo hace, esta vez, es por méritos propios. Porque Loving efectivamente denuncia el pasado histórico que sigue sonrojando a buena parte de los estadounidenses, y que reverbera con fuerza en la era Trump, pero lo hace sin los artilugios a los que nos tienen acostumbrados los filmes contra el racismo. Escenas de enorme crueldad, acento del victimismo en contrapartida, llantos desgarradores, lágrimas. Parece que sólo hay un camino para concienciar al espectador sobre las miserias de la supremacía blanca, como si subrayando el dolor y la tragedia se limpiaran mejor las conciencias de las nuevas generaciones de norteamericanos. Es el mecanismo favorito de Oprah Winfrey, que desde El color púrpura sigue empeñada en financiar los recursos más básicos de la ficción para mantener bien viva su causa. Jeff Nichols ha preferido seguir otra senda, la de la contención y la sutileza. Los acontecimientos aberrantes se reflejan pero, más que para una sensacionalista recreación, se presentan como el gran escollo de una historia de amor. Porque aquí el protagonismo es cosa de dos. Los rostros de Richard y Mildred reflejan todo el dolor, todo el miedo, el hastío, la esperanza y, sobre todo, todo el cariño. Un amor puesto a prueba que sobrevive a las peores inclemencias, que resiste al tiempo y la barbarie gracias a una sola determinación, la de permanecer siempre juntos. En las miradas, en la complicidad de Ruth Negga y Joel Edgerton, recae todo el peso de la película, como si Nichols se hubiera marcado como objetivo darle vida a la icónica fotografía de Life que sirvió para denunciar el caso y cambiar el curso de la historia. Dos amantes, ella dulce y perseverante, él escondido en sí mismo, enamorados, que lo único que perseguían era un hogar. Y un final sin grandilocuencias. Sólo un epílogo con una imagen fija y varias sentencias demoledoras, que afligen el ánimo y apenan el corazón, en especial una sola, la más tierna: “Cuidó de mí”. Emotividad y delicadeza. Una alternativa mucho más eficaz para denunciar y combatir el racismo.

Cleptómanas

Drama
7.8

Cleptómanas Una afligida adolescente encuentra un inesperado vínculo con dos compañeras de su nueva escuela después de que todas acaban en el mismo grupo de Ladrones Anónimos. Cleptómanas Critica Es habitual que una serie comience bien... bueno, no, no siempre, pasa al principio. Y después... buffffffff. Aquí se desmonta en el tercer capítulo. Personajes estereotipados, obviedades, escenas vacías, argumento coral con interpretaciones de un solo trazo, sin aristas, inmersos en el cliché más tópico. Me gustan las actitudes marginales y por eso decidí darle una oportunidad a estas "Cleptómanas", suponiendo que se deslizarían por el tobogán del robo sofisticado o quizá más prosaico, pero siempre manteniendo de alguna manera el interés y la diversión, aunque no recuerdo que en años, le haya dado a una serie una valoración elevada. Pues bien, de pronto aparecen padres, colegios, compañeros de curso con los que hablan sin decir, fiestas y lo peor: Pocos robos. No creo que termine de ver sus diez capítulos. Me gustaría encontrar más usuarios de esta página como yo, a quienes las series le cansen. Así no me sentiría tan solo, en la inmensidad de este océano visual, tan profundamente limitado.

Nunca, casi nunca, a veces, siempre

Drama
7.2

Nunca, casi nunca, a veces, siempre Autumn, una apática y callada adolescente, trabaja como cajera en un supermercado rural de Pennsylvania. Viéndose obligada a sobrellevar un embarazo accidental y sin alternativas viables para poder realizar un aborto en su propio estado, ella y su prima Skylar reúnen algo de dinero y se embarcan en un autobús rumbo a Nueva York. Con la dirección de una clínica apuntada en un papel y sin un lugar en el que pasar la noche, las dos chicas se adentran en una ciudad que desconocen.   Nunca, casi nunca, a veces, siempre Critica Pocos asuntos como el aborto provocan tanta controversia y polémica en las sociedades occidentales. Más aún si quién se ve en esa terrible tesitura es menor de edad. ‘Never Rarely Sometimes Always’, tercer largometraje de Eliza Hittman, aborda el tema con una perspicacia que no anda reñida con la profundidad. Autumn (Sidney Flanigan) es una joven de 17 años. Trabaja de cajera en un supermercado y se ha quedado embarazada. Es una chica callada, introvertida. Ese tipo de personalidades que guardan la congoja para dentro. De aspecto apacible y distante, impone pensar el calvario que estará viviendo. Decidida a interrumpir el embarazo sin el conocimiento de sus padres, el único apoyo lo tendrá en su prima (Talia Ryder). Hittman aborda un asunto complejísimo esbozando sus diversas aristas, mirando de cara al contexto, inmiscuyéndose en el ambiente que encuentran estas mujeres, empapando la historia de un lado muy humano, lejos de dogmatismos, grandes discursos o encendidas verdades. Autumn reside en un pueblo de Pennsylvania. Médicos de familia en entornos rurales que entienden el consejo en clave doctrinaria, una legislación estatal que impide abortar a una menor, grupos extremistas estigmatizando a mujeres frente a las clínicas abortistas y el evitar que te señalen con el dedo, hacen que las protagonistas busquen el anonimato de una gran urbe. Nueva York es el destino. Un viaje de ida y vuelta que se prolongará por dos días ante una gestación más avanzada de lo previsto. ‘Never Rarely Sometimes Always’ convierte La Gran Manzana en territorio hostil. Empequeñece a dos chicas solas, perdidas, enfrentadas a una coyuntura impropia de su edad. Hittman impone una puesta en escena atmosférica, administrando los silencios y miradas de sus personajes capta lo violento de muchas facetas de la vida. Y lo arroja a la pantalla. Sin miramientos. Posee escenas dónde el espectador siente, percibe la incomodidad. El primer plano de la protagonista contestando a un cuestionario previo a la intervención, o el de su prima enrollándose con un desconocido para sacar unos dólares, son momentos de fuerza insuperable, de gran cine. Estratosférica interpretación de Sidney Flanigan, a la que secunda una actriz chocante y estupenda llamada Talia Ryder. En un momento de la película el personaje de Ryder le pregunta a su prima: ¿alguna vez has deseado ser hombre?

Ana

Comedia Drama
6.3

Ana se encuentra con Rafa en un encuentro casual y se embarcan en un viaje por carretera para tratar de salvarlo de la bancarrota, o algo peor.

Vivir de noche

Crimen Drama Suspense
6.2

Vivir de noche Ambientada en Boston durante los años 20, en la época de la ley seca, gira en torno a un hombre que se adentra en el mundo del crimen organizado. Vivir de noche Critica Lo más alucinante de esta película es que no tenía interés alguno en verla. ¿Otra película de gángsters, ley seca, mafias? ¿Es que nos van a contar algo nuevo, a estas alturas? ¿Sabrá Affleck quiénes son Coppola o Scorsese? Pues señores, se me desencajó la mandíbula como a un dibujo animado de la Warner cuando empecé a ver esta película, porque me encontré con un guión impresionante (basado por cierto en un libro mediocre de Dennis Lehane, segunda parte de una trilogía...) una dirección brillantísima (con dos memorables secuencias que luego comentaremos), una cuidadísima factura y para colmo, una dirección de actores esplendorosa, donde paradójicamente quien únicamente no está al nivel es precisamente el director de la película, que el hombre se había reservado el papel protagonista, nada menos. No sé si es porque el botox le ha alisado tanto la frente que lo ha dejado aún más inexpresivo de lo que era, pero Affleck en esta película está más tieso que un bloque de mármol, y tan expresivo como un lenguado. Y claro, estar así al lado de monstruos como Chris Cooper o Brendan Gleeson chirría un poquito. Bastante, vamos, chirría bastante. Si encima le ponemos a dos bellísimas mujeres como Sienna Miller y Zoe Saldana, que además son grandes actrices, pues aún se nota más el nivel cartón-piedra en la interpretación de Affleck. Aún así, los esfuerzos del de Nueva Jersey son de justicia reconocerlos, y en algunos momentos, es capaz de articular algunos gestos. Venga, va, aprobado raspado. Ahora bien, lo de este hombre como director es realmente digno de estudio: es capaz de reinventar lo que parece reinventado. Como lo oyes, porque hacer una película de gángsters en la ley seca (¡¡¡que hasta Billy Wilder hizo una comedia en "En faldas y a lo loco"!!!) es un tarea de titanes, y si uno consigue no hacer el ridículo, ya se puede dar con un canto en los dientes. Pero si encima de no cagarla consigue hacer una película apasionante, con un guión brillante (escrito por el propio Ben Affleck) y una dirección excelente, pues se queda uno de piedra. Un veterano de la Primera Guerra Mundial que vuelve a Boston, donde su padre es Comisario de Policía, decide que ya no va a vivir según las reglas de nadie, y entrará de lleno en el mundo de la delincuencia, sencillamente porque cuando necesita dinero en vez de currar y esperar el sueldo a fin de mes, pues se mete en un banco y lo coge. Por las buenas -que es lo que él prefiere- o si hace falta, por las malas. A hacer puñetas. Claro que las cosas no van a ser siempre tan fáciles, y en poco tiempo se topará de bruces con los que verdaderamente manejan el cotarro de las apuestas, las armas, el alcohol, la prostitución y el juego. Y ahí ya pocas bromas, porque o eres el más bestia de todos, o no te comes una rosca. Como le dice en una magnífica línea de diálogo Zoe Saldana a Affleck: "No te voy a preguntar si vas a ser lo suficientemente violento, sino si vas a ser lo suficientemente cruel". Toma ya. En esta insólita gesta de ésta rara especie de delincuente idealista y emocionalmente vulnerable, tenemos además la oportunidad de diseccionar sociológicamente los primeros años del siglo XX, desde la integración racial en la sociedad norteamericana (irlandeses, italianos, cubanos, españoles, dominicanos, negros... y el KuKluxKlan haciendo de las suyas, claro) hasta el cambio social, las religiones y fanatismos, la economía o la seguridad ciudadana. El notable esfuerzo que Affleck ha tenido a la hora de crear este fresco en el que pintar su historia es realmente espectacular, articulado con mimo, con acierto, con la precisión de un francotirador. Si hablamos además del guión, de su faceta como director, es cuando hay que subirlo a hombros y darle dos vueltas al ruedo. Cuando uno piensa en una persecución de coches, piensa en "French Connection", en "Terminator 2" o en macarradas de la saga "Fast and Furious". Pero ¿una persecución con coches de los años 20, de los que había que arrancarlos con una manivela? Pues no veas qué persecución, se te sale el corazón por la boca, aunque sea a 20 kilómetros por hora. Una coreografía memorable, realizada con una habilidad prodigiosa. Y el tiroteo dentro de una casa (del que no haré spoiler) resulta hipnótico, casi ceremonial, esplendoroso de principio a fin, realizado con la caligrafía de un verdadero maestro de la dirección. Por eso, Affleck debería de dejarse de ponerse delante de la cámara (o bueno, que se ponga como Batman, que la última vez que lo hizo le salió muy bien...seguramente porque llevaba una máscara que ya tenía una expresión en las cejas) y se dedicara a dirigir, porque tiene un talentazo impresionante. Cum Laudem, vamos.

iZombie

Crimen Drama Sci-Fi & Fantasy Terror
7.2

iZombie Gira en torno a una estudiante de medicina que se convierte en zombi y coge un trabajo de médico forense para tener acceso a los cerebros que debe comer para mantener su humanidad. Pero con cada cerebro que consume, hereda recuerdos del cadáver. De ahí que, con la ayuda de su jefe médico forense y un detective de policía, empiece a resolver casos de homicidio con el fin de callar las voces inquietantes de su cabeza. iZombie Critica Me parece a razón personal que la serie es bastante entretenida, buenas actuaciones y diálogos. La trama es bastante fiel al cómic por lo que no desentona para aquellos que lo leímos previamente. En fin una buena opción para el aburrimiento. A criterio personal le daría 8 de 10, ya que creo que una serie no se puede juzgar con una nota perfecta hasta el final de la misma pero lleva buen paso