Hermanos de sangre

8.3
Hermanos de sangre Miniserie de TV de 10 episodios que se basa en el bestseller de Stephen E. Ambrose "Band Of Brothers". Narra la historia de la Easy Company, un batallón americano del regimiento 506 de paracaidistas que luchó en Europa durante la II Guerra Mundial (1939-1945). Incluye entrevistas a los supervivientes, recuerdos de los periodistas y cartas de los soldados.   Hermanos de sangre Critica Esta serie esta producida para los cinéfilos que pese a lo mucho que les gustase la ambientación “salvar al soldado Ryan” les pareció una película sin un guión coherente. En esta miniserie se cuentan de una manera fiel y espectacular las acciones de la compañía Easy durante la segunda guerra mundial, para ello los realizadores contaron con un guión bien documentado”en muchas ocasiones contados de primera mano”, un reparto bien escogido y presumiblemente uno de los mayores presupuestos que se han usado para una serie; todo esto convierte a “Hermanos de Sangre” en la mejor producción sobre la segunda guerra mundial que se ha hecho hasta la fecha. Además, es de los pocos proyectos al que le viene bien el cambio de nombre en la traducción libre que solemos hacer los españoles; porque la verdad es que “Hermanos de Sangre” tiene mucha mas fuerza que “Grupo de Hermanos”.
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 446 Descargar
2 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 291 Descargar
3 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 264 Descargar
4 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 240 Descargar
5 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 230 Descargar
6 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 221 Descargar
7 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 260 Descargar
8 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 240 Descargar
9 720p BluRay Español Latino 220 Descargar
10 720p BluRay Español Latino 27/08/2020 214 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Krypton

Action & Adventure Drama Sci-Fi & Fantasy
6.8

Krypton Instalado dos generaciones antes de la destrucción del legendario planeta natal de el Hombre de Acero, Krypton sigue al abuelo de Superman, cuya Casa de El fue condenada al ostracismo y avergonzada, mientras lucha para redimir el honor de su familia y salvar a su amado mundo del caos. Krypton Critica Se han hecho por aquí (y en otros medios) críticas injustísimas, hasta disparatadas en mi opinión, sobre esta serie. Dos de ellas, paradigmáticas de esta forma sorprendente de ver las cosas, argumentan lo siguiente: la primera, que el primer capítulo es una mierda; la segunda, que no sale Superman. Y resulta tan absurdo juzgar una serie por su primer episodio (incluso por su primera temporada en ocasiones; acuérdense del bodrioso año inaugural de la subsiguientemente magnífica «Community», por ejemplo), como porque no salga Superman en ella. Vamos a ver, es que la serie no va sobre Kal-El, sino sobre su planeta de origen y, como evidentemente no puede situarse en la actualidad ya que, como todo el mundo sobre la faz de la Tierra sabe, Krypton explotó poco después de que la cápsula con el hijo de Jor-El a bordo escapara de su atmósfera, pues tiene que ser necesariamente una precuela y, por tanto, Superman no puede aparecer en ella porque ni siquiera ha nacido aún. Por todo lo aducido anteriormente, nos encontramos ante una serie de ciencia-ficción, no de súper tipos, por mucho que aparezca en ella ese eterno secundón de Adam Strange (personaje, por otra parte, perteneciente al sector fantacientífico del Universo DC). Y como serie de ciencia ficción da bastante la talla. Es cierto que empieza lenta, pero necesariamente ha de ser así, puesto que lo que se pretende es presentar una sociedad alienígena con su sistema de gobierno, sus problemas sociales, la manera de vivir de sus habitantes... No es algo fácil de resumir en un episodio, ni en cuatro ni en diez, y sin embargo la serie logra salir aceptablemente bien del empeño, aunque —y en esto sí que coincido cien por cien con algunas críticas— lo que no consigue es transmitir demasiado interés por los diversos personajes que pueblan ese mundo y mucho menos por sus enredos amorosos, que se antojan forzados y artificiales, diseñados para dar pie a algunos giros argumentales más o menos sorpresivos más que por su coherencia y credibilidad. Ni siquiera parece que los actores se lo crean mucho, la verdad, y en eso radica la parte más floja de «Krypton»: las interpretaciones no son precisamente dignas del Actor's Studio, pero también es cierto que ganan credibilidad conforme avanza la serie. Mención aparte merecen los efectos especiales de los que hace gala la serie: absolutamente espectaculares; desde la apabullante nave de Brainiac hasta las cámaras donde flotan los bebés nonatos kryptonianos, todo rezuma estilo, elegancia y respeto por el diseño clásico de lugares, vestuario, objetos y villanos procedentes de los cómics de Superman. La primera aparición del tirano galáctico en todo su verde esplendor, con esos ojos negrísimos y carentes de toda emoción es un subidón para cualquier fan de los tebeos originales, sobre todo de la magnífica saga que llevaron a cabo Geoff Johns y Gary Frank hace más o menos una década con la que se redefinía el personaje y en la que se han basado claramente los creadores de la serie para dotarlo de imagen y de motivaciones. Chapeau. Y sigo en spoilers, porque el último epìsodio de la primera temporada es tan antológico que no puedo resistirme a desgranarlo en esa sección.

Uno más de la familia

Aventura Drama Familia
6.7

Uno más de la familia Bella es una perra que ha crecido junto a su dueño Lucas (Jonah Hauer-King). Juntos, perra y dueño, viven felices. Pero un día, Bella se pierde y empieza así una nueva y apasionante aventura, ya que se embarca en un viaje de más de 600 kilómetros para volver a su casa y poder reencontrarse con su dueño. En el camino, Bella se encontrará con una serie de nuevos amigos y se las arreglará para traer un poco de consuelo y alegría a sus vidas. Uno más de la familia Critica   Por la razón que sea, el tema de las mascotas perdidas (sobre todo perros) siempre ha resultado un asunto que logra enternecer a la audiencia y recaudar taquilla y se le ha tratado una y otra vez. En Uno más de la Familia se lleva a la pantalla el best seller escrito por W. Bruce Cameron en el que se relata el increíble viaje de regreso a casa de Bella, a lo largo de más de dos años y 400 millas de distancia. Una especie de road movie a campo traviesa en la rama canina. La lágrima en la impronta Para toda una generación el tema de “cachorro en peligro” fue motivo de mares de llanto en películas o series de TV como “Lassie” y “Disneylandia” y tal vez ese recuerdo se quedó como una impronta en la memoria colectiva o tal vez no existe la menor duda de que “el perro es el mejor amigo del hombre” y siempre vamos a sucumbir ante un “cachorro en peligro”. El hecho es que el tema funciona y Bella nos logra enternecer mientras vemos las incontables aventuras y esfuerzos con los que Bella debe luchar en su camino y su vida en la montaña. Una y otra vez, la ardua suerte de la mascota y su firme propósito de reunirse con su dueño, nos engancha. Sin sufrimiento no hay ganancia Tal vez lo más singular es el hecho de que sabemos de antemano que será una película donde van a manosear nuestros sentimientos pero, aún así vale la pena derramar alguna lagrimita por el cachorrito. Y aunque Uno más de la Familia no sea un clásico instantáneo, queda como una cinta para ir a ver en con padres e hijos tranquilamente. Maneja valores de fe, amistad, comprensión, familia, pertenencia… y muestra como para el humano, la ayuda de una mascota en situaciones de dolor y depresión puede ser muy asertiva. ¿A quién conociste en el viaje? Como es de esperar, la estrella definitiva es Shelby, la perra protagonista que gana su aplauso en cada escena. Pero la trama está bien arropada aun en su forma sencilla de narrar la historia. En su camino de regreso, la heroína va a conocer a una cría de puma a la que llama “Gatita grande”, a una manada de lobos hambrientos, a Gavin (Barry Watson) y Taylor (Motell Foster), una generosa pareja (aparentemente gay), a un hombre malvado y desagradecido (Chris Bauer) y a Axel (Edward James Olmos), un veterano de guerra sin hogar. Todos ellos nos harán redondear el viaje de Bella, introduciendo cada uno su parte y “moviendo” la historia. Un símil incómodo Singularmente, el tema de los veteranos es un subyacente que no deja de brindar oportunidades de pensar en historias colaterales, sobre todo cuando se contrapone con el telón de fondo de un Estados Unidos que no parece muy consternado acerca de esos excombatientes y encuentra un eco muy profundo al reunirlo con la imagen de un perro sin hogar. Sin embargo el tema está tratado muy ligeramente. Los escritores W. Bruce Cameron, y Cathryn Michon enfocan la batería sonre el público mayoritariamente infantil y juvenil e incluyen en la trama cada situación que podamos imaginar y que hemos visto en cintas anteriores sobre el tema “mascota perdida” (humanos amables e injustos, animales salvajes, amistad entre mascotas y animales silvestres, hambre, inclemencia de los elementos, etc.) Leyes absurdas Además aprovechan la oportunidad para hacernos ver una patente demostración de que la cerrazón humana es descarada, cuando somos informados de que existen leyes en Denver que prohíben a un Pitbull andar en la calle bajo pena de arresto. Por si alguien creía que las leyes en los países son extravagantes, ahí está eso. Conclusión Cinematográficamente, Uno más de la Familia no tiene pretensiones, pero si queda a deber con sus efectos especiales. Las escenas con “Gatita grande” son notoriamente falsas. Pero aún así la actuación de Shelby y la tranquila sensación de que podemos ver la cinta con toda la familia para recordar o agradecer a nuestra propia mascota que sea uno más de la familia harán que salgas del cine agradecido y queriendo llegar a casa para abrazar a tu perro.

El señor de la guerra

Crimen Drama Suspense
7.2

El señor de la guerra Basada en una historia real, situada en el mundo internacional de la trata de armas. La película explora una consecuencia poco conocida del final de la Guerra Fría, la enorme cantidad de armas que de repente quedó disponible en los antiguos estados soviéticos para vender a los países en desarrollo (sobre todo de África) y las inmensas sumas de dinero amasadas por los traficantes de armas que las vendieron. Muchos piensan que es el mayor atraco del siglo 20. Sólo en Ucrania, entre 1982 y 1992 se robaron más de treinta y dos mil millones de dólares en armas. Ningún culpable ha sido jamás atrapado ni procesado.   El señor de la guerra Critica Hacer una crítica de “El Señor de la Guerra” es algo muy complicado. Antes que nada decir que existe con el mismo nombre una película de aventuras medievales interpretada por Charlton Heston de 1965 (también muy recomendable). El trailer promocional de esta película nos mostraba un típico film de acción hollywodense, incluso algunos posters y portadas nos mostraban un “duelo” entre Cage y Hawke. La mala campaña de marketing de El Señor de la Guerra ha hecho que casi un 60% del público que acudió a verla saliese decepcionado al no encontrar el producto que iban buscando. El Señor de la Guerra NO es una película de acción, es algo mucho mas profundo. Aunque algo superficial en algunos aspectos, este film nos muestra los entresijos del tráfico de armas, como los auténticos señores de la guerra compran/roban armas a países desarrollados para luego venderlas a países subdesarrollados y ambos sacar tajada. Nos muestra (aunque de manera muy exagerada) la miseria africana a causa de las 33 guerras que actualmente se libran en el continente africano. El Señor de la Guerra no es una comedia, ni una película de acción, es un drama, el drama que todos vemos diariamente en el telediario. Es una película notable, con un mensaje: El secreto de la supervivencia consiste en evitar las guerras, sobre todo con uno mismo.

No dejes de mirar

Drama Suspense Terror
5

No dejes de mirar Una familia queda prisionera en su propia casa cuando unos intrusos se hacen con la vivienda. Comienza entonces un juego de vida o muerte en el que hay misteriosas reglas que se desvelan a medida que avanza la noche. ¿Podrán sobrevivir a esta pesadilla? Dirigida por Sean Carter (The Killing Room), Keep Watching cuenta con un reparto formado por Bella Thorne (Juntos y revueltos), Chandler Riggs (El último gran día), Ioan Gruffudd (Los cuatro fantásticos), Natalie Martinez (La trama), Matthew Willig (La verdad duele) y Christopher James Baker (El santuario), entre otros. No dejes de mirar Critica ¿Cuando sabes que estás viendo una película mala de miedo (pero mala-mala, no mala-buena que todos sabemos)? Cuando sale OTRA VEZ la actriz Bella Thorne con sus culottes apretados, sus morritos y su actuación de "hija rubia adolescente" estándar. Es que no falla, como en Amytiville (2017). Aunque tenga ya sus buenos 20 años, sigue haciendo papeles de quinceañera. Aquí, además, comparte protagonismo con una de las peores actrices que he visto nunca en pantalla, Natalie Martinez (33 años...qué madrastra más joven, ¿no?), y claro, uno ya empieza a ver por dónde van los tiros: primeros planos del culo de Thorne, primeros planos del escote de Martinez (toda la película enseñando el sujetador de encaje)...y así una y otra vez. Como siempre, actrices pésimas elegidas porque quedan monas cuando gritan en pantalla, aunque no saben actuar ni aunque les pongan una pistola en la cabeza. Llevamos más de 40 años igual con la tontería. Copia-pega eterno en el género del Terror, hasta el infinito. Completan el reparto dos soseras blandengues como Chandler Riggs (Caaaaarl en Walking Dead) e Ioan Gruffudd (4 Fantásticos), monigotes unidimensionales carne de cañón que no sirven para nada, en una topiquísima y manidísima Home-Invasion absolutamente delirante (¿400 cámaras en toda la casa han puesto los asesinos sin que nadie se enterase?), agujeros de guión como catedrales (ese Caaarll con los cascos al cuello toda la película porque....bueno, porque el guión lo necesita por fuerza), un ritmo irregular (no pasa nada en la primera media hora, pero NADA), un argumento penoso, irreal, inconsistente y absurdo (ese lamentable final...). Y todo este festival de escotes, morritos gritando, malas actuaciones y las sempiternas máscaras con voces distorsionadas me hace preguntarme: ¿Por qué, Hollywood?¿Es que ya no hay historias buenas que contar de terror?¿Historias originales, terroríficas de verdad, con nuevas ideas, nuevos universos, nuevos tipos de personajes?¿Es que vamos a tener eternamente la misma película de adolescente rubia perseguida por enmascarados, sin gracia, sin talento, sin alma, que se nos olvida tan rápido que nuestro cerebro ni registra su nombre? Y si lo hacéis (otra vez, que lo haréis, porque ya van 94.734 películas iguales), por lo menos hacedlo bien, joder. No estas basuras inanes que no ofrecen absolutamente nada nuevo bajo el sol.

Lluvia de Acero

Acción Drama
7.3

Lluvia de Acero Um Cheol-woo, un agente especial del ejército de Corea del Norte, sigue las órdenes del general Lee Tae-han de asesinar a dos hombres que son una amenaza para la seguridad. Pero Um encontrará otros problemas. Lluvia de Acero Critica Segundo largometraje de Yang Woo-seok después de que en el 2013 debutara con “The Attorney” un más que notable drama judicial centrado en la defensa de un activista estudiantil en la Corea de los años ochenta. Tanto en aquella película como en “Steel Rain”, Yang Woo-seok también ejerce de guionista siendo el resultado, de nuevo, más que notable. Y no solo por la historia, que Yang Woo-seok también demuestra que sabe dirigir e imprimir nervio a sus películas. Desde luego va a ser un director a tener en cuenta, no es fácil conseguir que las dos primeras películas que realizas, de temática tan dispar, sean tan buenas. En el caso de “Steel Rain” el asunto va de acción y thriller político. Tiene el film una inconfundible impronta a buena película de acción clásica. Y como aquellas, en ésta también se parte de una premisa imposible o rocambolesca pero planteada con desparpajo, rodada con una calidad técnica impecable, creíble en lo que se ve y salpicada de buenas escenas de acción. El resultado es una película que está muy por encima de la media de las que de su género se pueden encontrar hoy día. Hace ya bastante tiempo que el cine surcoreano es uno de los pocos reductos que quedan donde se pueden encontrar buenas e interesantes películas. “Steel Rain” hace referencia a un tipo de bomba que, lanzada por un lanzacohetes, arrasa con cualquier cosa viva en un radio bastante amplio. Es utilizada al principio de la película y de ahí el título. La primera hora de película casi que es acción pura, dedicada a plantear una situación de crisis entre las dos Coreas. No es la primera película surcoreana que coloca personajes de Corea del Norte en medio de Corea del Sur, y resulta muy interesante porque por estos lares la visión que se tiene de Corea del Norte resulta extremadamente simplificada cuando la realidad es que las relaciones entre ellos están profundamente enraizadas y enredadas, resultando complicadas de vislumbrar por cualquiera o la mayoría de nosotros, personas externas a la realidad de la península. Cuando en “Steel Rain” la acción se relaja y se pasa al thriller político, la crítica que se hace a la acción de los gobiernos extranjeros no es, para nada, baladí. Curiosamente a Rusia no se la menciona, pero sí a China y a Japón. Sin embargo, las cargas de profundidad que lanza a los EEUU son antológicas. Hay una frase muy clara, un pensamiento verbalizado del protagonista cuando, mirando a la cabeza visible de la CIA en Corea, dice algo así: "Mira toda la mierda que todos tenemos que hacer porque ustedes dividieron este país". Más claro no se puede ser. También es cierto que la película permite cotejar la idea que tienen los surcoreanos sobre la reunificación de las dos Coreas, de que buena parte de la situación se mantiene imposible por las ambiciones de poder en las dos partes. Esta película ahonda en algunos de esos enredos y muestra cómo la brecha puede ser reducida por gente común que establece una conexión emocional, a pesar de que tienen ideologías políticas diferentes. “Confidential Assignment” de este mismo año 2017, dirigida Kim Seong-Hoon, también toca este último aspecto aunque la película no tiene el tono serio que sí tiene “Steel Rain”. Una película interesante y muy recomendable. Tiene un cierto bajonazo de ritmo hacia la mitad, cuando da tiempo a la convivencia de los protagonistas principales. Entonces la película deja la acción para adentrarse en la tensión entre los gobiernos y el espionaje. Pero el tema es interesante y también hay acción entretanto, refriegas de comandos, luchas cuerpo a cuerpo, juegos de guerra nucleares (muy buena la escenificación que se ve aquí), dos buenos personajes principales gracias a los actores que los encarnan, momentos de comedia, ¿Qué más se puede pedir? ... Pues unos créditos finales chulísimos.

Enganchados a la muerte

Ciencia ficción Drama
5.7

Enganchados a la muerte Remake del clasico de los 90 Línea mortal (Flatliners). Un grupo de jóvenes estudiantes de medicina llevan a cabo un experimento que implica una muerte provocada para investigar el más allá y una posterior resucitación. Pero las cosas empiezan a ir mal, ya que no es fácil engañar a la muerte. Enganchados a la muerte Critica Vistas ambas versiones de 'Línea Mortal', 1990 y 2017, no se puede negar que son un díptico de lo más curioso. Quizá por accidente o intencionadamente, las dos envuelven a un agradecido grupo de diferentes jóvenes, en esa edad en la que tienen todo por demostrar, y desgranan sus anhelos y terrores generacionales, que como no podía ser de otra manera han cambiado mucho en casi dos décadas. 'Enganchados a la Muerte', tristísimo título español, no se diferencia demasiado de su predecesora en historia, pero lo más interesante está en sus sutilezas. A la angustia de generación perdida tras el 'baby-boom' le sustituye el alto grado de frustración académica en la carrera de Medicina, la deriva de estudiar algo sólo porque tus padres te han dicho que lo hagas o clases maratonianas donde cada fallo se castiga con la más directa humillación. Courtney, Jamie, Sophia, Marlo y Ray no son necesariamente malos estudiantes, pero el ambiente en el que viven les prepara para vivir el fracaso como algo inevitable, y a la vez inaceptable. Sus posteriores saltos al más allá adquieren entonces un matiz distinto al original, en el que más que delimitar un posible descubrimiento científico lo que buscan es liberarse de sus asfixiantes exigencias: no es de extrañar que sueñen con elevarse más allá de los tejados, con una ciudad vacía que les llama a recorrerla en moto, o con otras tantas representaciones de una expansiva realidad que se les está escapando por vivir dentro de las paredes de su facultad. Por supuesto, no pasa demasiado tiempo hasta que, tras una etapa desenfrenada de total liberación mental y sensorial, algo parece haber pasado desde el otro lado con ellos, manifestándose en forma de pequeños detalles fuera de foco al principio, e inquietantes visiones más tarde. La novedad si acaso es que esta vez hay una persona del grupo, Ray, que elige quedarse al margen del experimento, visiblemente asombrado de sus efectos pero razonablemente acobardado por el proceso (en este tecnológico 2017 hay más esfuerzo y trauma a la hora de resucitar a alguien que en aquel fantacientífico 1990). Tal vez lo más triste de esta nueva versión sea que, durante un breve espacio de tiempo, se le abre la ventana de conectarse con la anterior, para poder trazar un retrato de generaciones más completo, quizá apuntar que cada nueva remesa está condenada a repetir los errores de la anterior... y se pasa completamente de ello. (*) Los jóvenes son impulsivos e inconscientes, y siempre harán las mismas cosas: cada generación repite los errores de la anterior, pero para mal. Alguna que otra interesante diferencia queda, como el hecho de que los fantasmas que acosan a los protagonistas parecen tremendos errores leves que pueden empañar una prometedora carrera (al contrario que los sencillos traumas de la anterior) y es muy inteligente enfocarlos así habiendo señalado al principio que los jóvenes hoy en día sólo quieren vivir al máximo, sin responsabilidades o consecuencias que afrontar, más cuando competir con otros obliga a tener una trayectoria impoluta y libre de fallos. Pero eso sólo son nimios detalles de una historia que, como hiciera su predecesora, se pierde en chorradillas efectistas y al final no tiene mucho más que contar.